Todas hemos oído alguna vez que estando embarazadas es mejor no acudir a la peluquería a teñir nuestro pelo pero… ¿Cuánto de verdad hay esta afirmación?


Cuando una descubre que está embarazada, de repente, todo son dudas. ¿Puedo comer jamón? ¿Cada cuánto tiempo debo ir al médico? ¿Seré buena madre? ¿Y quién narices es el padre? Plantearse absolutamente todo durante los nueve meses que dura el embarazo es tan normal como inevitable. Además, la impaciencia y la ansiedad hacen que todo se busque en Google; que cualquier consulta que se tenga, se escriba en el buscador y nos mareemos entre tanta información. Foros, webs especializadas en maternidad y muchas páginas webs con miles y miles de palabras escritas con la intención de resolver todas tus dudas pero que acaban por volverte loca. Ante todo, lo principal es que no tengas miedo de consultar cualquier pregunta con tu ginecólogo, pues su trabajo consiste en ayudarte durante todo el proceso. Sin embargo, y aunque haya cosas de las que no podamos daros respuesta, nosotras estamos aquí también para echarte una mano sobre todo lo que conocemos.

Dudas durante el embarazo

Si una de tus dudas es si puedes ir a la peluquería estando embarazada, primero debes especificar a qué quieres acudir a tu salón de belleza de confianza. Si es para cortarte las puntas, cambiar de peinado o hacerte la permanente; seguramente, tu bebé no corra ningún peligro. No obstante, si lo que deseas es aplicarte unas mechas, cambiar de color o teñirte el cabello, es imprescindible que conozcas las implicaciones que esto puede tener en tu embarazo y en el desarrollo de tu bebé.

Instagram

Aunque no existen estudios que demuestren con evidencias científicas que los actuales tintes afecten al feto y no se haya encontrado una relación directa entre los posibles problemas fetales y el uso de productos para teñir el pelo; si estás embarazada sí que debes tomar ciertas precauciones y debes tener ciertos puntos en cuenta. Si lo que buscas es aplicar mechas a tu pelo, lo más normal es que no tengas problemas. Pues este tipo de coloración se aplica a la cutícula del cabello y no a la raíz que está conectada con el folículo piloso. Al ser la cutícula una zona muerta, esta no conducirá el producto a ningún lugar, lo que hará que tu bebé esté completamente a salvo.

¿Puedo teñirme el pelo si estoy embarazada?

Sin embargo, si lo que quieres es cambiar de look radicalmente o aplicar un tinte en la raíz de tu pelo, debes tener algo más de cuidado. A pesar de que los tintes actuales son mucho menos nocivos y que la concentración de este que absorbe el cuero cabelludo es mínima como para llegar al torrente sanguíneo, atravesar la placenta y dañar al bebé; sí que es cierto que, como bien dice el sabio refranero español, es mejor prevenir que curar. Por lo que se recomienda evitar la aplicación de tintes durante, al menos, el primer trimestre del embarazo, cuando el feto ya tenga su cabeza, cuerpo, extremidades y órganos vitales bien formados.

Instagram

En el caso que el teñirse sea inevitable (por cualquier motivo), se recomienda no hacerlo de manera continuada y evitar hacerlo de manera muy continuada, intentando siempre espaciar las visitas a la peluquería en el tiempo. En resumen: mechas sí, tintes hasta después del tercer mes no y peinados y cortes, cuando te apetezca. Eso sí, no te preocupes que seguro que estás guapa con entradas, con canas y con lo que te eches. ¡Ánimo!