Se acerca la Navidad y, aunque diferentes, estamos deseando celebrarla. Te damos las claves para mantener tu tipo a raya en estos semanas de excesos


En este año pandémico, la Navidad será diferente, pero será. Y en esta época volverán las reuniones familiares (con el número de personas que se autoricen) y también las comidas y cenas copiosas y seguro que mucho más calóricas de la cuenta. Para mantener el tipo hasta el roscón Javier González, director de JG Fitness Coaching, nos da las claves para saber cómo debemos actuar durante las próximas semanas.

En la situación actual el deporte nos hace fortalecer nuestra sistema inmunológico. La clave está en realizar deporte adaptado: «Se dice que el exceso de comida es la causa principal del aumento de peso adicional, pero también se debe a la falta de actividad física y de ejercicio. Habrá días en los que será muy difícil hacer dieta o llevar el entrenamiento de forma óptima, pero la cuestión no es mejorar durante estos días, sino que para muchos con mantenerse sería suficiente, para otros no. Tenemos que saber en cuál de estos dos grupos queremos estar y ser congruentes con nuestras decisiones», asegura Javier.

Una vez decidido esto, dejamos unos consejos para mantenerte en forma en navidades. El camino será viable si seguimos algunas pautas.

Pregúntate antes de comer cualquier cosa, ¿qué haría una persona que se ama en esa situación?
Piensa que somos lo que comemos, que tenemos que cuidar nuestro cuerpo, que es el que tenemos hasta el fin de nuestros días. Será conveniente compensar la gran cantidad de comidas copiosas con días de menor ingesta calórica y realización de actividad física unos dos o tres días por semana.

Toma alimentos menos procesados y más cerca de la naturaleza.
Habrá días en los que será más complicado, pero intenta ingerir un 80% de comida saludable y un 20% de comida no tan saludable.

Pregúntame si antes de comer tienes hambre o sed.
La mayoría de las veces comemos cuando realmente lo que nos ocurre es que nuestro cuerpo solo necesita agua.

Bebe dos vasos de agua antes de cada comida.
Parece una tontería pero este hábito te hará eliminar muchas comidas y comer menos en las que realmente tengas hambre.

 El deporte, también en Navidad

No dejes de hacer deporte durante estos días
Aquí no hay excusas si buscamos mantenernos o mejorar nuestra forma en Navidad. Es algo que hay que hacer, pero hay varias formas de realizarlo. La clave es querer hacerlo.
Sé que no estaremos en nuestro gimnasio frecuente, sé que no tendremos a nuestro entrenador presente para que nos diga que podemos hacerlo, sé que tendremos muchas comidas, fiestas, pero también sé que hay mil formas distintas de entrenar para mantenernos en estos días: salir a correr, caminar un mínimo de 10.000 pasos diarios, compartir deportes con amigos, seguir en redes sociales a gente que puede ayudarte a aprender sobre ejercicios y errores frecuentes…

Gtres

Toma conciencia de lo que quieres
Piensa que si llevas 3 meses entrenando duro y haciendo cosas para mejorar, puedes retroceder en dos semanas, por lo que hay que disfrutar de estas fechas pero siempre con conocimiento y tomando responsabilidad de nuestros actos.

No abuses en las comidas.
Puede parecer una buena idea en ese momento, y sí, la comida huele increíble, pero ¿realmente necesitas quedarte tirado en el sofá quejándote de cuánto acabas de comer? Quieres disfrutar de la comida y no sentir que va a vomitar por todo lo que has logrado comer.

Además, es preferible que comas despacio. Comer más despacio no sólo te dará una mejor satisfacción alimenticia, sino que también mejorará tu digestión y te darás cuenta cuando estés satisfecho. A nadie le gusta sentirse incómodo por causa de comer demasiado, por lo que saber cuándo dejarlo es siempre lo mejor.

No te saltes las comidas.
Saltarse las comidas porque quieres “llenarte” en el buffet navideño o devorar un plato entero de patatas asadas no va a funcionar bien. Necesitas mantener tu metabolismo en marcha y debes atenerte a la rutina de tener tres comidas bien balanceadas al día. La mayoría de las reuniones sociales no interrumpen los desayunos y almuerzos, así que mantenlos saludables y planificados.

De esta manera puedes asegurarte de que estás recibiendo toda la nutrición que necesitas de estas dos comidas.

Bebe con moderación.
Cuando se trata de mantenerse en forma en Navidad, el alcohol y otras bebidas festivas parecen estar en todas partes e involucrados en todo lo que haces, lo cual es tanto una bendición como una maldición.
Estas calorías líquidas por lo general no parecen ser tomadas en consideración tanto como el consumo de alimentos, pero pueden ser el aspecto que más se arrastra sobre ti.