Hemos hablado de los champús más efectivos y económicos del mercado y ahora llega el turno de elegir los geles más top. ¡Esta es nuestra selección!


Muchas veces, cuando entramos en la ducha o nos damos un baño, nos centramos única y exclusivamente en nuestro cabello y olvidamos casi por completo el resto de cuerpo. No me refiero a que no nos lavemos las axilas, a que no nos enjabonemos nuestros brazos o a que no limpiemos nuestras piernas. Lo que quiero decir es que, casi por convicción social, dedicamos largos minutos a cuidar nuestra melena y dejamos en un segundo plano nuestra piel. Champú, mascarilla, acondicionador, sérum… Son miles los productos que existen para mimar el pelo en el agua y muy pocos los que podemos encontrar para nuestra dermis. De hecho, me atrevería a decir que lo único que hacemos bajo la ducha para proteger nuestra piel es frotarnos con una esponja y comprar geles de ducha aleatorios.

Probamos diferentes champús hasta dar con el correcto, investigamos cuál es el acondicionador más adecuado para nuestro tipo de pelo y pedimos en la peluquería consejo sobre qué mascarilla utilizar. Sin embargo, cuando se trata de cuidar la piel en el baño, muchas veces lo único que hacemos es pasearnos por el pasillo del supermercado y coger uno de esos geles de ducha que están en oferta. Y es el momento de que cambies esto. Al igual que utilizas un buen champú para tu pelo, debes utilizar un buen gel para tu cuerpo. Es por ello por lo que hemos querido seleccionar ocho geles de baño para que puedas, de una vez por todas, mimar tu piel.

8 geles baratos que puedes encontrar en el supermercado y con los que por fin cuidarás tu pelo

De poco sirve que te embadurnes en cremas después de la ducha o que te compres el aceite más caro del mercados; si la limpieza, que es el primero de los pasos para seguir una apropiada rutina de belleza, te lo saltas a la torera. Repite conmigo: El gel es tan importante como cualquier otro producto de belleza. Y, por supuesto, encontrar uno adecuado no siempre significa gastarnos un ojo de la cara. Existen multitud de geles que, con fórmulas elaboradas con los ingredientes más nutritivos, consiguen que nuestra piel se vea suave, sedosa e hidratada a los mejores precios.

Geles baratos que todas deberíamos tener en nuestro baño y que, además convertirse en nuestros mejores aliados para conseguir una piel perfecta, no nos harán gastar demasiado. Y es que no hay que descuidar la higiene de nuestra piel pero tampoco debemos descuidar nuestra economía.