La colaboradora de ‘Zapeando’ ha querido empezar sus vacaciones con un acertado cambio de look. ¡Y nos ha dado una idea de lo que se llevará el próximo otoño!


Lo normal es, nada más volver de las vacaciones de verano, pasar por la peluquería para cortar un poco las puntas, sanear el cabello y devolverle la vitalidad que el agua salada, el cloro y el sol le han quitado. Sin embargo, Marta Torné no ha podido esperar a que terminasen sus vacaciones y ha querido pisar su centro de belleza de confianza antes de irse unas semanas a la playa. Una decisión que le ha permitido comenzar sus días libres con pelazo y poder estar cómoda y fresquita todo el verano, sin necesidad de llevar su melena recogida en todo momento.

La colaboradora de Zapeando, que no ha parado quieta en los últimos meses, ha querido compartir con sus seguidores su pequeña transformación y explicarles un poquito qué es lo que se ha hecho antes de zambullirse en sus tan esperadas vacaciones. «Antes de irme de vacaciones pasé por Anara by Ana Lérida para mi puesta a punto de cara al verano: hidratación, sanear las puntas y un toque de color. A mi me encanta conservar mi tono natural pero con un poco más luz… ¿Qué os parece? ¿Os gusta? Os leo»; escribía la actriz a través de Instagram. Una pregunta que nosotras no podemos responder de otra forma que no sea confirmándole que está guapísima. Y es que su cambio de look le sienta de maravilla.

El acertado cambio de look de Marta Torné antes de sus vacaciones

La que fuera compañera de Pelayo Díaz en Cámbiame, el programa de transformaciones físicas de Telecinco, se ha atrevido ella misma a someterse a un acertado y cuidado cambio de look y, para ello, se ha puesto en las manos de Ana Lérida, la directora de Peluquería Anara. La estilista, tal y como ha contado en su cuenta de Instagram profesional, se ha encargado de teñir el pelo de la actriz siguiendo la técnica del French balayage; o lo que es lo mismo, aclarar el tono de medios a puntas, sin alterar la raíz, aplicando el tinte solamente en la zona baja de nuestra melena y a mano alzada. Es decir, de forma muy natural sin medir demasiado dónde se aplica el color.

Se trata de una técnica que ya ha utilizado Marta Torné en más de una ocasión y siempre con resultados la mar de acertados. En esta última visita a la peluquería, ha apostado por un bonito tono avellana que le sienta de maravilla y, cómo no, también ha recortado un poco sus puntas. Una maravillosa transformación que desde aquí aplaudimos. ¡Nos encanta! ¡Y mucho!