Como fiel defensora de la comida saludable, Marta López Álamo aprovecha su cuenta de Instagram para fomentar entre sus seguidores los hábitos saludables


Sí, somos lo que comemos. Un dicho popular que Marta López Álamo lleva por bandera desde siempre. La novia de Kiko Matamoros practica deporte diariamente, para liberar tensiones y mantenerse en forma, y sigue unos hábitos alimenticios dignos de admirar. Le gusta cocinar y así lo ha revelado ella misma en cuenta de Instagram, donde roza los 300.000 mil seguidores. 

Gracias a su buena alimentación y a su concienciación con el deporte, la modelo puede presumir de tener unas medidas de infarto; aunque también hay que reconocer que fue tocada con la varita mágica de la genética el día en que nació. Marta hace entrenamiento de fuerza para estar tonificada y también ejercicios de cardio. Pero, ¿en qué basa su alimentación?

La modelo es de las que no desayuna nada más levantarse. Lo hace a “media mañana”. “No desayuno como tal, mi primera comida suele ser alrededor de las doce de la mañana, o la tres de la tarde”, relata en su red social. “A veces rompo el ayuno con una comida dulce, otras con salado y en otras ocasiones, con dulce y salado a la vez”, continúa. 

Me gustan mucho las tortitas de avena, una tortilla de clara con espinacas, tostadas con pan integral y aguacate o, algo de proteína como pavo o huevo”, explica Marta. También consume frutos secos o cereales, pero siempre sin azúcar. Y, para los días de hinchazón: «agua y más agua. Aunque también me suelo ayudar con algún complemento a base de alcachofa, cola de caballo o infusiones».

Marta López Álamo padeció anorexia nerviosa 

Sin embargo, aunque ahora la joven se cuida mucho, no siempre fue así. Entre los 13 y 17 años, en plena adolescencia, Marta López Álamo llegó a pesar solo 49 kilos. Y, teniendo en cuenta que mide 1,76, su salud estaba corriendo serio peligro. “Me empecé a obsesionar y coincidió con un problema que tuve en Granada con un grupo de amigas. No me adapté bien y me creó muchas inseguridades que somaticé en la anorexia”, confesó a sus seguidores en una ocasión.  Por suerte, y con mucho esfuerzo, la modelo superó esa etapa y ahora es una de las ‘instagramers’ más concienciadas con el estilo de vida saludable. 

De hecho, estudia un curso sobre nutrición deportiva para hablar con propiedad y potestad sobre hábitos alimenticios y deporte. “Me preguntan mucho sobre el tema del té verde, de perder grasa, del cardio en ayunas… Estoy leyendo e informándome sobre el tema para poder daros la máxima información posible, resolverlo todo bien para que lo entendáis”, decía ante sus fieles. Y lo cierto es que en su perfil, además de mucha moda y belleza, hay muchas frutas, verduras y un sinfín de rutinas deportivas de lo más interesantes.