Andrea Duro no sorprendió a todos anoche en ‘El Hormiguero’ con un maquillaje de lo más bonito, con el que lograba potenciar y acertar de lleno.


El reencuentro de Física o Química llegó esta Navidad a Atresplayer para llenarnos a todos de melancolía y ayudarnos a pasar un buen rato en familia. La exitosa serie adolescente que triunfó hace ya más de una década volvía en diciembre con dos capítulos especiales donde muchos de sus protagonistas se reencontraban y las tramas del pasado recobraban vida. En estos dos episodios tan esperados, los amigos del instituto Zurbarán y los profesores del centro se reúnen diez años después para acudir a la boda de Yoli, el personaje interpretado por Andrea Duro. Un evento que remueve el pasado y que saca a la luz los trapos sucios (y no tan sucios) de todos y cada uno de los jóvenes de la serie.

Para promocionar este inesperado (pero muy ansiado) reencuentro; Andrea Duro y Angy Fernández fueron anoche a divertirse a El Hormiguero y, junto a Pablo Motos, Trancas y Barrancas, contaron muchas anécdotas y nos animaron a todos a ver los capítulos de la serie. Ambas consiguieron de lleno su cometido y las dos estaban increíblemente radiantes. Sin embargo, una de ellas llevó un detalle que nos dejó a todas con la boca abierta y que, sin pretenderlo, nos conquistó de cabeza. Y eso fue el maquillaje de ojos que Andrea Duro lució de la mejor forma.

El maquillaje de ojos de Andrea Duro es lo más bonito que verás hoy

La actriz que interpreta a Yoli en Física o Química pero que también nos enamoró gracias a su papel como Marie en Velvet Colección pisó el plató del programa más loco de Antena 3 con un maquillaje de ojos de lo más sorprendente. Se trataba de un delineado gráfico en un intenso color negro que, además de marcar su mirada, le daba un aspecto desenfadado y muy juvenil. Un make up obra de la maquilladora Ika Sánchez que consistía en un cat eye u ojo de gato con dos tramos casi paralelos y perfectamente dibujados que potenciaban la forma de los párpados de la actriz de la manera más divertida y artística. Un eyeliner que creaba líneas inexistentes en los ojos de Andrea Duro, jugando así con las profundidades y siluetas de sus ojos.

Sin duda, un maquillaje increíblemente arriesgado pero totalmente acertado con el que conseguía que centrásemos toda nuestra atención en su mirada. ¡No puede gustarnos más!