A una hora de avión de Madrid, Lisboa es un destino cada vez más visitado por los españoles, que este sábado van a abarrotar sus calles para celebrar el triunfo de un equipo español. Gracias a unos precios excelentes, puedes disfrutar de la mejor gastronomía, en restaurantes tradicionales o en otros más sofisticados, que demuestran que en los últimos años la capital portuguesa ha hecho un gran esfuerzo por estar también a la última en diseño.

Precisamente, visitar el Museo del Diseño y la Moda, que es gratuito, te permitirá acercarte a las últimas tendencias y conocer cómo ha evolucionado esta profesión en Portugal en los últimos años. Te sorprenderán los diseños allí expuestos e incluso podrás ‘copiar’ ideas para ti.

No te puedes ir de Lisboa perderte por las noches por las calles del Barrio Alto, llenas de bares que se abarrotan de jóvenes fiesteros y que se convierte en una auténtica torre de Babel, ya que te encontrarás con gente de todas las nacionalidades imaginables, cada vez más amigable, conforme avanza la noche…

Tampoco es negociable que no vayas al Chiado, uno de los barrios más emblemáticos y con más sabor de la capital y, si te gusta el género, disfruta de un concierto de Fado, que te emocionará y te hará sentir que tienes un pedazo de alma portuguesa.

Y si lo que te apetece es el ‘shopping’ y tirar de tarjeta, la Avenida da Liberdade es tu lugar. Allí te vas a encontrar con algunas de las tiendas más exclusivas y sofisticadas..

 

Chiado, ideal para perderse, tomar un café y disfrutar de la arquitectura tradicional portuguesa, con sus característicos azulejos.

 

Desde la Praça do Comércio, la más importante de la ciudad, hay unas espectaculares vistas al estuario del Tajo.

Para salir por la noche y tomar una copa, el Barrio Alto es una excelente opción. Por el día, como se puede comprobar en la foto, la cosa se tranquiliza y podrás deleitarte con el aire ‘decadente’ de sus calles.

El Museo del Diseño y la Moda se encuentra en la Rua Augusta, que desemboca en el Arco del Triunfo de la Praça do Comércio. En este caso, tanto el contenido (la exposición permanente) como el continente (el edifcio) merecen la pena. Además, la entrada es gratuita.

Dónde comer: 

Restaurante Maria do Carmo (Rua da Oliveira ao Carmo, 1).

Para tomar una cena informal y tomar una copa:

Guilty (Rua Barata Salgueiro, 28).

Para hospedarse:

Hotel Fontecruz