¿A qué huelen las royals? Nosotras lo sabemos y aquí te descubrimos los perfumes favoritos de reinas y princesas


En una entrevista para la revista ‘Life’ en 1952 le preguntaron a Marilyn Monroe: «Marilyn, ¿qué es lo que llevas en la cama?», «Yo solo me pongo Chanel N º 5″, respondió. Solo esa frase fue la mejor campaña de publicidad jamás soñada para la firma y convirtió a esta fragancia, elaborada con jazmín, rosa de mayo, sándalo y vetiver leñosa, en 1921 por Ernest Beaux, en el mayor símbolo de sensualidad. El perfume dice mucho (o casi todo) de nuestra personalidad. El mismísimo Christian Dior aseguraba: “El perfume de una mujer dice más sobre ella que su letra”. Es la estela que dejamos y con la que nos presentamos, por eso lo elegimos con tanto mimo.
Hay mujeres que permanecen fieles durante toda la vida a la misma fragancia, quienes cambian de la mañana a la noche o con la estación del año. Pero, ¿qué hacen las royals con sus perfumes? Aquí te lo desvelamos. Desde la Reina Letiza a Kate Middleton, pasando por la Reina Sofía o Carolina de Mónaco, sabemos a qué huelen las reinas y princesas.

Sabemos que en el tocador de la recordada Diana de Gales, quizás el mayor icono de estilo dentro de la realeza, no faltaban los perfumes florales que combinan esencias dulces y toques cítricos. Y entre sus favoritos estaban Diorissimo de Dior, 24 Faubourg de Hermès, So Pretty de Cartier y Bluebell de la famosa perfume inglesa Penhaligon’s. Y ahora, su nuera, la duquesa de Cambridge también tiene una fragancia de cabecera que la acompaña en todas las ocasiones.

Los perfumes de las royals: fragancias florales, frescas y cítricas

Florales, cítricos, frescos o con un toque oriental, los perfumes de palacio describen a la perfección la personalidad de las distintas royals.
Sigue deslizando y te los descubrimos todos, con sus características y sus notas olfativas que te van a seducir. Son clásicos que llevan años triunfando en el mundo de la perfumería y que, al igual que a las reinas y princesas, a ti también te van a enamorar.