Irina Shayk en el desfile de primavera/verano 2018 de L’Oreal en París.

Irina, de 31 años, reapareció ayer en la Semana de la Moda de París. Allí desfiló para presentar la colección primavera/verano 2018 de L’Oreal. La modelo rusa, más guapa que nunca, lució un original vestido-sudadera de neopreno con el que acaparó las miradas de todos.

El vestido tenía un original cinturón negro con el que la modelo jugó en la pasarela.

El vestido de cuello alto que lució la modelo, combinaba tonos azules, grises y blancos, colores que seguro estarán de moda la próxima primavera. Además, para terminar el look, Irina llevaba unos botines de tacón negros con detalles plateados.

La rusa se ha recuperado de su embarazo en un tiempo record, solo 6 meses, y luce unas piernas de infarto.

Shayk caminó por la pasarela con una coleta a media altura muy discreta y un maquillaje nude natural. En esta ocasión, no pudimos al padre de su hija, el actor Bradley Cooper, que el año pasado sí estuvo presente en uno de los desfiles de la Semana de la Moda de París donde desfiló Irina.

Irina desfilando en la espectacular pasarela de L’OreaL, en París.