El pelo también sufre con el intenso frío. Te decimos cómo debes cuidarlo en esta época del año para que esté sano y perfecto


Durante los meses de invierno, cuidar tu cabello es tan importante (o más) que en otras estaciones del año. Ahora el pelo se encuentra más expuesto debido a los cambios constantes de temperatura, el frío, la humedad o el viento, además de por el uso frecuente de elementos de calor intenso como el secador o las planchas de pelo.
“Las bajas temperaturas producen en nuestro cabello un efecto exactamente igual que al resto de los mamíferos; produciéndose un efluvio telógeno con la caída y la muda del pelo, que en verano ha sido más fino, por uno más grueso, con mucho más cuerpo y más volumen”, explica la directora médica de MC360, Cristina Morante.

Este efluvio telógeno exige una necesidad energética mayor para nuestro organismo, ya que este tiene que gastar nutrientes, vitaminas y oligoelementos en crear de nuevo ese pelo y mantenerlo sano.
Una de las claves para cuidar nuestro pelo en las épocas de frío intenso es una alimentación equilibrada.
Son esenciales los cereales y frutos secos, que nos ayudan a incrementar el aporte de vitaminas del grupo B, necesarias para la regeneración y vitalidad del pelo como la biotina.  También alimentos ricos en oligoelementos como el magnesio, el zinc o el silicio; así como proteínas para generar los aminoácidos que el folículo necesita para la queratinización del tallo, que harán que nuestro pelo tenga menos encrespamiento y se rompa menos.

Gtres

Factores que perjudican tu pelo

Por otro lado, existen determinados factores externos que pueden afectar a la salud de nuestro cabello, como la calefacción, la polución o el frío extremo, “ya que hacen que las glándulas sebáceas del cuero cabelludo y la vascularización de la zona disminuya y, por tanto, llevan a que el pelo se resienta y se encuentre menos nutrido. Además, el calor extremo tampoco le viene bien al tallo y es un factor que agrede a nuestra estructura capilar, al resecarlo y producir un pelo más quebradizo”.

No se debe abusar de secadores o planchas y hay que utilizar un protector térmico que actúe de barrera en estos casos.

En esta época del año debes usar champús enriquecidos o mascarillas hidratantes, que ayudan a nutrir e hidratar el pelo para que recupere la fuerza y el volumen durante los meses de invierno. Estos productos, sumado al aumento de la queratinización con aminoácidos, contribuye a frenar el encrespamiento capilar, la sequedad y la falta de brillo provocados por la humedad o las lluvias propias de esta temporada.

Según la directora médica de MC360, este encrespamiento puede ser mayor o menor en función de la zona geográfica. “En los territorios más húmedos, el cuero cabelludo tiende a ser algo más graso que en aquellas más secas, aunque tampoco es lo mismo estar en zonas calurosas con mayor índice de humedad que en áreas más frías”, concluye la doctora Morante.