La viuda del Marqués de Griñón se ha propuesto sentirse más ligera después de las navidades. ¿La solución? Apostar por una cena ligera y llena de beneficios saludables


Aunque ya han quedado atrás las navidades, los excesos parecen estar muy presentes todavía. Nos sentimos más hinchadas, hemos cogido algún kilito… Y es que las comilonas, las copas de más y las pocas horas de sueño pasan factura. Pero muchas de nuestras famosas ya se han puesto manos a la obra para eliminar todas las toxinas acumuladas y conseguir sentirse más ligeras. ¿La última? Esther Doña. Aunque puede presumir de una figura envidiable, después de tantos días de celebraciones la viuda del Marqués de Griñón ha decidido volver a cuidarse y recurrir a su cena infalible. ¿Adivinas cuál es?

Esther Doña apuesta por la cena más ligera y saludable

No existen los milagros. Esther Doña mantiene su estupenda figura a base de mucho deporte y siguiendo una alimentación lo más sana posible. Así que, tras los excesos navideños, no iba a ser menos. La novia del juez Santiago Pedraz ha vuelto a apostar por las cenas ligeras. ¿Su favorita para mantener a raya la báscula sin renunciar al sabor? Pues… ¡La crema de remolacha y manzana!

La remolacha, aunque no suele ser una de las verduras más recurridas, es una fuente importante de betaína, un nutriente capaz de proteger a las células del estrés ambiental. Además, es rica en hierro, potasio, vitaminas C, B, A y antioxidantes, lo que significa que contrarresta los temidos radicales libres causantes del envejecimiento de la piel. ¿Más? También contiene polifenoles, unos compuestos de origen vegetal que ayudan a reducir el apetito y mejoran la sensibilidad a la leptina, lo que hace que se pierda peso más rápidamente. ¿Alguien da más?

Esther Doña también ha incluido en esta deliciosa cena una fruta, la manzana. Aunque si tú quieres darle un poco más de ‘fundamento’ debes saber que la crema de remolacha funciona bien con patata, puerro, cebolla, coliflor y, por supuesto, queso (eso sí, mejor que sea bajo en grasa).

Las cremas son la mejor opción para perder peso disfrutando

Las cremas son muy hidratantes, digestivas y fáciles de preparar. Quizás por ello se han convertido en las mejores aliadas de Esther Doña. ¿Un truco infalible para que te queden perfectas a ti también? Cuando batas los ingredientes una vez cocidos, hazlo a velocidad alta y durante al menos 3 minutos, para asegurar una textura suave y sin trocitos. Y si quieres que la crema te quede más fina, pásala por un colador o por un chino después de batirla.

  • Y recuerda siempre: el tiempo máximo que se pueden conservar las cremas es de 48 horas. Además, para que continúen manteniendo todo su sabor y estén en buenas condiciones, se debe esperar a que la crema esté tibia o incluso fría antes de introducirla en el frigorífico.