mantiene el morenoSi algo tienen los días de playa y sol es que me encantan. Por esa sensación de relax junto al mar, pero también porque nos vemos más guapas – y lo estamos. El olvidar la rutina hace que los músculos de la cara se relajen y que nuestro día a día sea más feliz. Y tanto nos encanta disfrutar allí como regresar y que nos pregunten: “que morena vienes, ¿dónde has estado?”.

Es lo que más me gusta de las últimas semanas de verano: caras morenas y saludables readaptándose a la rutina. ¿De verdad es tan fácil cargarse con tantas obligaciones durante el año? Por eso, el mejor modo de sobrellevarlo es manteniendo nuestro bronceado:

En casa, lo mejor sin duda, son los prolongadores del bronceado, ya que además de prolongar el color de la piel, calman, reconfortan, hidratan y protegen de la descamación. Uno de mis preferidos es el de Esthederm, pero también me gusta Babor y María Galland. Recuerda: hay que aplicarlo todos los días después de la ducha, ¡y notarás la diferencia!

Si quieres un plus, os confieso que la vitamina C es una gran aliada. Yo recomiendo incluir en los menús alimentos como pimiento, brócoli, papaya, fresas, kiwi… También es bueno aplicar algún producto con altas dosis de vitamina C después de tomar el sol, ya que es el ingrediente perfecto para reparar, regenerar y revitalizar.