proteccion sol

Uno de los errores más comunes que veo es utilizar el factor de protección equivocado en verano. Porque cuando se trata de protegernos del sol no solo hay que tener en cuenta el SPF que vemos en el producto, también dónde estamos. No es lo mismo tomar el sol en el barco que en la playa, ir a la playa que a la montaña, tomar el sol a las once de la mañana o a las cuatro de la tarde… Cada caso personal necesita un tipo de protector solar y solo un profesional puede aconsejarnos.

Respecto a qué protección es la más adecuada según el tipo de piel, en el centro trabajamos con Esthederm y no se clasifica por SPF, sino por soles – según su intensidad. Me encanta porque posee productos específicos para pieles sensibles, maduras, niños… Además, las cremas de esta marca se caracterizan por dejar pasar poco a poco los rayos del sol, dejando que la piel se vaya acostumbrando a él sin reaccionar de forma negativa.

Eso sí, recuerda que debes aplicarte cualquier protector solar al menos veinte minutos antes de salir al sol y repetir la aplicación cada dos horas. ¡Y disfruta mucho el verano!