Piel sensible, picor, rojeces, cuperosis, rosácea…¿Es solo el frío o los choques térmicos los que sensibilizan el cutis en invierno? Según los últimos estudios, las causas que provocan el enrojecimiento de la piel pueden ser hasta 22. De ahí que sea imprescindible ponerse en manos de un profesional ante la aparición de venitas rojas o irritaciones repentinas.

Piel sensible, picor, rojeces, cuperosis, rosácea…¿Es solo el frío o los choques térmicos los que sensibilizan el cutis en invierno?

Los cambios bruscos de temperatura propios del invierno están detrás de muchos problemas de sensibilidad epidérmica, pero hay más causas. La contaminación, los ambientes resecos, determinados medicamentos… Y no olvides que también puede esta provocado por una alimentación inadecuada. También por falta de sueño, estrés, tensiones emocionales y una cosmética equivocada pueden convertir una piel sana en una irritada con el mundo.

Para evitar el desastre en la piel sensible, lo ideal es elevar las defensas cutáneas con todas las herramientas posibles. Empieza por una buena higiene de limpieza diaria y un tratamiento de choque en cabina. Te ayudarán a fortalecer el manto hidrolipídico. Se convierten así en el mejor abrigo y protección que se  puede proporcionar a la epidermis para paliar los efectos del frío.

Para evitar el desastre en la piel sensible, lo ideal es elevar las defensas cutáneas con todas las herramientas posibles

Utiliza a diario una crema hidratante o antiaging acomodada a las necesidades de cada cual. Mejor si tiene factor de protección. Los sérums y sueros son también un gran recurso para aportar a las células todos los oligoelementos que precisan para estar bien nutridas y en forma.

En Carmen Navarro disponemos del revolucionario Sérum Reafirmante de Trufa. Se trata de un  producto que combate el envejecimiento prematuro. El que provocan los agentes externos, como los rayos ultravioleta, contaminantes gaseosos y metales pesados. Ayuda a la piel sensible a defenderse frente a las inclemencias meteorológicas y se aplica bajo la crema de tratamiento habitual. Hazlo mañana y noche. Como recurso de emergencia, si la sensibilidad aprieta, nada mejor que calmarla rociándola con una loción apaisante o con un agua termal.

Como recurso de emergencia, si la sensibilidad aprieta, nada mejor que calmarla rociándola con una loción apaisante o con un agua termal

¿Y en cabina cómo tratar la piel sensible?

Para aliviar los signos del frío, como son las rojeces, couperosis, acné adoro los resultados del Láser de Carbono. Actúa realizando un peeling en sinergia con una mascarilla de carbono activado. ES también otra tendencia cosmética por su gran capacidad oxigenante, desinfectante y reparadora. Tras aplicar la mascarilla de carbono activo, el láser la elimina arrastrando con él impurezas. Acaba también con las células muertas y manchas de la capa córnea. Provoca también un calentamiento profundo de la dermis estimulando la regeneración de colágeno y elastina. Como resultado, las pequeñas arrugas y manchas se difuminan. Y lo más importante en ese caso, se atenúan la couperosis, la rosácea y las secuelas del acné, obteniendo una piel nueva y muy fortalecida.