peeling tras el verano

Ya hemos entrado en el mes de septiembre, ¡y en nuestros centros se nota, y mucho! Afortunadamente, y aunque las obligaciones diarias se imponen, las vacaciones siguen haciendo efecto y aún mantenemos ese tono bronceado de los días de verano, nos sentimos más descansadas y nos vemos más guapas. Pero sabemos por experiencia que el sol siempre deja huella, y por eso, no hay mejor momento que “ahora” para volver a cuidar y mimar la piel.

Es el momento de volver al trabajo y de retomar nuestra rutina de belleza. ¿Por dónde empezar? Lo primero y fundamental es hidratar, pero también aconsejamos hacer un peeling. Tal y como lees, un peeling, porque muy en contra de lo que se piensa no te hará perder el tono bronceado que tanto nos gusta, sino que conseguiremos un plus de luminosidad. Y es que el bronceado provoca que la capa córnea de la piel se haga más gruesa y no se oxigene bien, por lo pierde vitalidad y luz.

Sé que podéis hacer un tratamiento en casa, pero yo siempre recomiendo acudir a un centro para dejarnos mimar por manos expertas. Será un tiempo para nosotras, que nos ayude a librar el estrés post vacacional, pero también para nuestra piel. El primer paso es hacer siempre un diagnóstico: cuál ha sido la agresión y cuál es el tratamiento más adecuado. Porque será fundamental una buena limpieza junto a un peeling superficial, pero lo complementamos con una mascarilla e incluso con la aplicación de luz LED. Tu piel mantendrá ese bonito tono tostado, pero estará mucho más luminosa e hidratada. ¡Completamente renovada!