Desde hace muchos años, prepararse para la “Operación Bikini” es un clásico. Pero esta vez, quería proponer otra Operación, no menos importante: la “Operación Septiembre”. Y es que el verano a veces hace estragos en la silueta y en el rostro, ¡y es un error! Porque precisamente estos días largos, de calor, de menos obligaciones, pueden ser perfectos para cuidarse y comenzar el nuevo curso no sólo cargada de energía, sino también especialmente guapa.

belleza

El primer paso consiste en hidratar mucho la piel, tanto de rostro como de cuerpo. Y es que aplicar fotoprotectores de forma constante nos hace sentir que tenemos la piel bien protegida, pero no siempre es así.

Tras la ducha de la mañana nos conviene aplicar por todo el cuerpo una hidratante ligera, y tras un rato, aplicar el fotoprotector por todo el cuerpo, siempre antes de ponerse el traje de baño, para asegurarse cubrir todo el cuerpo y, por tanto, una protección total.

Por la noche, tras eliminar con suavidad todos los restos de cloro, salitre y de fotoprotector, recomiendo hacer una suave miniexfoliación cada dos días, para ayudar a renovar la piel. Y, como no, cada noche aplicar de nuevo hidratación y nutrición. Mi consejo es aplicar primero un producto aftersun, de acción regenerante  – para un efecto extra refrescante, se puede dejar en la nevera – y, posteriormente, una crema nutritiva que aporte lípidos y combata los efectos de los radicales libres.

 

En el rostro, aconsejo cuidados extra – siempre y cuando se extiendan a cuello y escote, ¡es fácil olvidarse de estas zonas y se paga caro! Por la mañana, primero se hace una suave limpieza, que elimine las impurezas de la noche, y se aplica el tónico. Luego, un sérum (insisto, desde la frente hasta el inicio del pecho) y, una vez que este haya penetrado, un fotoprotector elegido según el tipo de piel.

belleza1

 

Por la noche, la limpieza es muy importante para evitar poros abiertos o impurezas. No está de más aplicar mascarillas de forma alternativa: una vez, una mascarilla de acción purificante, especialmente en las áreas grasas, combinada con una hidratante, para compensar los efectos del sol. Y, cómo no, cuidar la piel con mucho mimo: mi consejo es sumar un sérum más una crema reparadora para una acción intensiva.