Para mi es un honor poder contar con un espacio tan especial en la web de Semana, en este blog trataré de daros los mejores consejos de belleza y trasladaros toda la experiencia que he ido acumulando durante mi vida laboral. En este primer post quiero que todos conozcáis cómo fueron mis comienzos.

Aunque la mayoría de la gente piensa que siempre he querido dedicarme a esto, lo cierto es que empecé por casualidad en 1973. Entonces no existían los centros de belleza como los conocemos ahora, sino que las profesionales habilitábamos una parte de nuestra casa para realizar los tratamientos. Al año siguientede empezar puse mi primer centro de belleza en la calle Monteleón, con algunas dificultades por supuesto, porque en aquella época las mujeres no podíamos ni pedir un préstamo al banco. Mi marido tuvo que avalarme para comprar las máquinas, si no hubiera sido por él habría resultado casi imposible.Este año se cumplen 40 desde aquellas dificultades y me siento muy orgullosa de haber sacado adelante 5 centros de belleza que para mi son como cinco hijos que cuido diariamente.

Yo siempre he tenido un concepto holístico de la belleza, porque nuestro aspecto exterior es un reflejo de como nos encontramos por dentro. Por eso intento que durante los tratamientos mis clientas se relajen y se sientan bien. Quiero que sea un momento especial y para ello nos ayudamos de una atmósfera creada con velas, incienso, luz tenue… y sobre todo es fundamental una música agradable.

Aunque en la prensa siempre se habla de las celebrities que acuden a mis centros, os puedo asegurar que viene gente de todo tipo y además les atiendo yo personalmente.

Soy consciente de que todas mis clientas saben mucho de belleza y estética y son muy exigentes, por eso intento estar a la última. Yo fui pionera en introducir las técnicas orientales en España, y siempre he intentado fusionarlas con la última tecnología. Y es que como dice un proverbio chino “Si hay luz en el alma, habrá belleza en la persona”.