La limpieza facial marca la diferencia entre una piel sana y otra intoxicada y envejecida

¿Por qué el agua micelar puede deshidratar la piel en determinados casos?

En primer lugar debemos recordar que no todas las aguas micelares son iguales. En el caso de optar por esta opción para desmaquillarse debemos elegir la más adecuada a las necesidades de cada piel. De hecho algunas contienen glicerina, o están aromatizadas. En los casos de pieles grasas no es suficiente el uso del agua micelar ya que necesitan una higiene más intensa.

En el caso de la limpieza facial en piel seca, el agua no es su mejor aliada. No quiere decir que no se pueda usar nunca pero sí que hay otras opciones como la leche limpiadora que aportan un extra de hidratación a esas pieles más secas.

¿Limpia en profundidad la leche o es necesario usar después otro producto al agua?

Si realizamos bien el protocolo, limpia en profundidad la leche limpiadora y me gustaría además distinguir entre leche limpiadora y los geles y espumas ya que hay quiénes prefieren esa textura.

Cada piel necesita un tipo de producto y de cuidados, también durante la limpieza facial

En el caso de los geles y espumas debemos humedecer la piel ya que hacen efecto jabón. Debemos aclarar dos o tres veces para realizar una buena limpieza facial. En el caso de la leche limpiadora es perfecta para pieles secas, pieles más maduras, personas que suelen maquillarse y debe aplicarse sobre la piel sin humedecer.

Conviene repetir la acción dos veces porque siempre quedan restos. Lo mismo pasa con la espuma que con la leche limpiadora. Para las personas que se maquillan los ojos, primero retiramos con aceite bifásico el maquillaje de ojos y, una vez que lo hemos hecho, empezamos la acción de limpieza. Si la persona está muy maquillada, es muy cómodo, utilizar unos discos de algodón humedecidos y aplicar leche limpiadora primero para arrastrar el máximo y luego realizamos la operación en todo el rostro.

Lo que aconsejo es aplicar después el tónico. Antiguamente no le dábamos importancia y sí la tiene porque equilibra el ph de la piel y hace que después penetren todos los principios activos que vienen a continuación mucho mejor. Solo en casos extremos de sequedad…

Antes de elegir el producto para tu limpieza facial, consulta a los profesionales

Ventajas de la leche limpiadora

Depende también de los gustos personales, pero para pieles sensibles o deshidratadas recomiendo la leche limpiadora porque elimina muy bien todas las toxinas. Los aceites limpiadores aunque son aptos para todo tipo de pieles, suelen ser la opción de personas con la piel seca. Los limpiadores que generan espuma pueden provocar deshidratación e irritaciones en pieles sensibles.

Recordemos que el agua micelar no hidrata la piel y al ser base acuosa si hemos usado un maquillaje graso, tendremos previamente que usar una leche desmaquilladora por lo que no será necesario realmente el uso del agua micelar.

En los casos de piel grasa los geles faciales o las espumas son más recomendables. Si además se trata de pieles con acné es fundamental que utilicen productos específicos y recomendados por profesionales. Los que contienen ingredientes antisépticos como el ácido salicílico son mejores al prevenir la aparición de granos y evitar infecciones.

La espuma suele gustar a los hombres que huyen de otro tipo de texturas. En el caso del agua micelar lo recomiendo para una emergencia, para viajes… pero no como rutina.

Éstas son algunas de las claves de una correcta limpieza facial. En próximas entregas os contaremos más.