Me refiero una vez más a la máscara de luz LED. Sin duda, ha sido una de las adquisiciones de los últimos meses. Yo estoy especialmente contenta con los resultados y las clientas salen encantadas, ¿qué más se puede pedir?

La máscara de luz LED, como ya os he comentado en otros post, es un sistema multifuncional ya que en función de la luz que pongamos sirve para tratar unas patologías u otras: manchas, piel envejecida, acné, hipersensibilidad… Yo soy muy fan de este tipo de equipos que dan la posibilidad de utilizarlos en muchas ocasiones y, desde luego, la máscara de luz LED es ya uno de mis preferidos.

shutterstock_79630765

Hoy voy a hablaros de los protocolos con luz roja. Son especialmente demandados en nuestros centros ya que los resultados son espectaculares. Recomendados para pieles maduras, este tratamiento es capaz de incrementar la velocidad de reproducción de las células y la formación de colágeno, lo que se traduce en una capacidad increíble para rejuvenecer la piel desde el interior y desde el propio organismo.

Porque con la edad, la contaminación, una mala dieta y los radicales libres el colágeno y elastina de la piel se deterioran y disminuyen, pero no hay que quedarse parado, sino poner cuanto antes soluciones y prevenir el envejecimiento.

mascara-roja

El resultado “efecto lifting” de este protocolo es inmediato y ya ha cautivado a muchas de mis clientas aunque los beneficios son muchos: minimiza las arrugas y líneas de expresión, reduce las patas de gallo, acelera la eliminación de manchas, mejora el tono de la piel, repara la piel dañada, mejora la circulación de la zona, reduce el tamaño de los poros, suaviza la piel, da firmeza al rostro, reduce el enrojecimiento…

Además hay que sumar la ventaja de que este tratamiento rejuvenecedor no requiere agujas, ni quirófano y que además es totalmente indoloro, factores que suelen echar para atrás a personas que buscan un protocolo antiedad.

 

¡Os animo a probarlo!