La Vitamina C para dar luminosidad: el retinol para luchar contras el envejecimiento; los ácidos para renovar la piel (glicólico, salicílico, láctico) y el hialurónico para hidratar. Los ingredientes cosméticos que de verdad funcionan (dejando a un lado un sinfín de reclamos publicitarios a veces un poco vacíos) según los dermatólogos de la Academia Española de Dermatología son estos, y estoy de acuerdo. A grandes rasgos, así es.

White-truffle-pic 2

Pero después, hay activos que por sí solos, tienen muchas propiedades, lo que ocurre es que son más difíciles de encontrar, y también muy específicos y muy costosos. Es el caso de la trufa blanca del Piamonte, mi favorita. No es casualidad que sea el componente estrella de mis cremas, y lo he escogido porque es capaz de combatir arrugas, manchas, falta de luz y flacidez a la vez. Tan potente es que la llaman “el diamante” de la cocina, pero sus propiedades van más allá del paladar, y en cuestiones cosméticas es inigualable.

En cualquier caso, todos los ingredientes mencionados (y probados por estudios clínicos a nivel internacional) son joyas de la corona, siempre que se acompañen de una buena rutina cosmética basada en la limpieza diaria de la piel por la mañana y por la noche, que dejemos el retinol para antes de ir a dormir (según su concentración podría producir manchas o reacción), potenciemos la renovación y regeneración celular con la exfoliación, y no salgamos de casa sin protección solar durante todo el año.

Y por supuesto, acudamos a un centro de estética de confianza regularmente a realizarnos el tratamiento más apropiado a nuestra piel y sus problemas. Al final, dar con un buen profesional que nos guíe nos hará evitar perder el tiempo y el dinero en tratamientos y cosméticos innecesarios y ganar en juventud y belleza.