¿Qué tal la Semana Santa? Es la pregunta que más se escucha en estos días, pero también la que más me gusta contestar. Porque es una auténtica delicia poder descansar con los días tan maravillosos que hemos tenido en la playa. También, porque he aprovechado para cuidarme a mí misma y mimarme, que casi nunca tengo tiempo.

post-carmen-navarro

Cuando nos relajamos y no hay preocupaciones, estamos más guapas. Los músculos se destensan y sonreímos más. Yo, personalmente, siempre llevo conmigo mis complementos de nutricosmética y una larga lista de “potingues”, con aquellos que siempre uso y otros que me gusta probar; pero sí es verdad que tengo debilidad por el cabello y suelo utilizar alguna mascarilla.

Para recordar esas vacaciones tan añoradas –más aún con el recibimiento de lluvia y frío que hemos tenido en Madrid–, os propongo que si habéis ido a la playa y os habéis bronceado ligeramente, durante unos días sigáis utilizando AfterSun después de la  ducha – fresco, calmante y muy hidrante. Y si no, igualmente, para desconectar de la rutina, ¿qué os parece una mascarilla?. Serán diez minutos para ti –como los que yo he disfrutado en la playa–, y tu piel te lo agradecerá.

A todo esto, no os he preguntado ¿qué tal la Semana Santa?