Desde hace unos años los coloretes en crema han sustituido a los clásicos blush en polvo de toda la vida. Este nuevo formato proporciona una hidratación extra a las que tenemos la piel seca, ya que los polvos pueden resecar mucho la piel y son más difíciles de transportar. ¿A quién no se le ha caído un colorete en polvo al suelo? El desastre está asegurado. Anna Ferrer nos ha desvelado su colorete profesional en crema favorito. A continuación os damos unos tips de belleza para que apliquéis vuestro colorete de forma adecuada en vuestras mejillas. Además, os hemos traído, aparte del de Anna, otros tres blushes mucho más económicos que no os defraudarán.

Anna Ferrer es una fiel prescriptora de maquillaje, lo prueba todo y siempre da valoraciones positivas o negativas de los productos que utiliza. En esta ocasión, la hija de Paz Padilla ha sacado un hueco para desvelarnos su colorete favorito. «Me tiene completamente obsesionada, no paro de echármelo» decía la influencer.

El colorete de Anna Ferrer es ideal para poner en práctica la técnica blush drapping

El colorete que más está usando este verano es el Tinted Cheek Balm, modelo Cherry de la firma María Orbai. Tiene un precio de 21,90 euros, pero nosotras te hemos traído otros tres muy baratos con los que conseguiréis el mismo efecto.

Una moda que está arrasando con el colorete es el blush drappingse trata de esculpir nuestra cara con colorete aplicándolo en puntos estratégicos. Esta técnica se usaba mucho en los 80, cuando el maquillaje empezó a exagerarse y a convertirse en un sello de identidad histriónico y exagerado. Para crear este efecto tenemos que esparcir nuestro blush desde nuestros pómulos hasta las sienes. Esto hace que nuestro pómulo se vea mucho más voluminoso y deja nuestro rostro con un efecto lifting muy buscado en los últimos tiempos. Algunas llegan a aplicarlo incluso en los párpados y en la nariz. Este sombreado rosita transforma cualquier rostro apagado instantáneamente.