Ariana Grande, que nació en el Estado de Florida, debutó siendo niña en Broadway y, aunque dio sus primeros pasos en el mundo de la interpretación, como otras estrellas del momento como Selena Gomez o Miley Cyrus, tenía muy claro que lo más importante para ella era triunfar en la música. Al igual que Justin Bieber, alcanzó una gran popularidad gracias a Youtube, donde colgaba vídeos con versiones de sus cantantes favoritos. Después del éxito que logró con su primer trabajo, ‘Yours Truly’, ha llegado su consagración con este segundo, ‘My Everything’, en el que no realiza demasiados experimentos y puede decirse que es la continuación lógica del anterior. Eso sí, ha supuesto su consagración a nivel internacional y su primer paso para convertirse en una estrella mundial.

La cantante no se siente molesta con las comparaciones, ya que muchos la han equiparado por rango de voz a Mariah Carey, y ella misma considera que es todo un honor que pongan a ambas ‘en el mismo saco’. Otra de sus grandes influencias es la desaparecida Whitney Houston.