colorete líquido
Gtres

Aprende a hacer contouring con estos 5 coloretes líquidos para un efecto lifting instantáneo

Los coloretes líquidos son la nueva moda para quitarle años de encima a tu rostro con la técnica del blush draping, te enseñamos cómo hacerla en pocos pasos.

Si quieres conseguir un maquillaje con un acabado flawless, como bien diría Beyoncé, solo tienes que aprender la nueva técnica para usar el colorete. De la misma manera que hace unos años empezamos a usar barras de contouring para dar profundidad y luz a las zonas del rostro que queríamos destacar u esconder, ahora con el colorete líquido es posible. El colorete en nuestro rostro hace que la tez se vea mucho más luminosa, besada por el sol y con un punto rosado que da un aspecto saludable. En los 80 el colorete se usaba sin mesura, se extendía hacia las sienes y se combinaba con sombras moradas en el pómulo. Ahora, usamos esta misma técnica, pero prescindiendo de las sombras. Ficha estos tips de belleza.

El blush draping se trata de una técnica que se usa para crear un efecto lifting que eleva el pómulo y da buen aspecto al rostro. Es muy importante usar el colorete justo en la parte superior del pómulo, no debemos aplicarlo muy abajo o conseguiremos el efecto contrario, un pómulo caído y un rostro más redondo. El colorete extendido hacia las sienes y ligeramente integrado con el hueso que hay bajo la ceja. Sí, puede parecer demasiado, pero si usamos lo justo, el resultado será súper profesional.

Los coloretes líquidos son ideales para usar la técnica "blush drapping"

Para extender el colorete líquido podemos usar una brocha de pelo largo con forma redondeada o ligeramente biselada, eso depende de las manías de cada una a la hora de crear un make up. Lo que sí es importante es elegir un tono de colorete que se adecue a nuestro tono de piel, los tonos coral, no demasiado rojos, ni demasiado rosas, son ideales para obtener el acabado más natural. También es imprescindible que tengamos a mano un highlighter en polvo o en crema, aunque ya os aseguramos que si lo usáis en crema os durará mucho más y dará a vuestra piel un efecto más jugoso.

Con los propios dedos o con un pincel de highlighter, encima del colorete, dibujamos una "C" invertida que unifique la ceja, la sien y la parte superior del pómulo. Difuminamos bien y ¡voilà! Ya tenemos nuestro blush draping terminado.

X