Son mucho más fáciles de lo que parecen. Solo necesitas echarle ganas para arrasar con tus peinados en tu cita de San Valentín y en tus noches más especiales. Sigue este paso a paso y en menos de 10 minutos estarás lista, ¡como de peluquería!

Coleta con trenza

Después de lavarte el pelo con un champú alisador, el primer paso es hacerte una coleta, pero súper pulida y a la altura de la coronilla. Recuerda utilizar un poco de gomina para que no se queden pelitos fuera. Después, recubre la goma con un mechón de tu cabello y fíjalo bien con una horquilla. A continuación, hazte una trenza de tres cabos y, una vez lista, finalízala con una goma transparente. Si quieres darle un toque más chic deshaz un poco la trenza con los dedos.

Ondas deluxe

El primer paso, aunque resulte paradójico, es alisar perfectamente el pelo para eliminar totalmente el frizz. A continuación, hazte una raya en medio, pulveriza un poco de spray voluminizador y comienza a rizar el cabello con las tenacillas, mechón a mechón. Recuerda cambiar de dirección de vez en cuando para darle más movimiento al peinado. Para finalizar ponte un par de horquillas a cada lado del flequillo y tápalas cardando la parte trasera de la cabeza.

Moño alto

Puedes hacerte el moño a distintas alturas, pero para su versión más sofisticada hay un truco infalible. Pon la cabeza boca abajo y con ayuda de tus manos recoge todo el pelo en una coleta ultra alta. Una vez hecha, ya puedes levantarte. A continuación, separa la coleta en tres mechones. Enrosca el primero alrededor de la coleta y sujétalo con horquillas. Gira el segundo mechón alrededor del primero y sujeta. Haz lo mismo con el tercer mechón. Por último, fija todo el moño con un spray de acabado.

Efecto wet

Este es sin duda uno de los peinados más fáciles de hacer. Lávate el pelo, sécalo e hidrátalo con unas gotas de aceite para evitar el encrespamiento. Con la melena lista, aplica un poco de gel en las puntas de tus dedos y comienza a esparcirlo desde las raíces hacia abajo. Es suficiente con que lo apliques acabando a la altura de la mandíbula, pero puedes hacerlo hasta la longitud que desees que llegue el efecto mojado. Por último, péinalo por detrás de las orejas con un peine de púa fina, ayudándote con las manos para aplastarlo.

Coleta baja

Peina la melena con raya al lado, pero sin apenas marcarla, y deja un semiflequilo lateral. A continuación, recoge los laterales en una coleta justo por encima de la nuca. Recuerda que este tipo de coleta nunca debe estar alta ni tampoco demasiado tirante. Por último, utiliza uno de los mechones de la propia coleta para ocultar la goma. Si quieres, también puedes hacer un gran bucle abierto a la coleta con un cepillo redondo, para dar mayor sensación de movimiento.