Del mismo modo que preparas tu piel para tomar el sol con protectores solares, después de la exposición también debes prestarle mucha (mucha) atención. El sol es esencial, ya que aporta energía, ayuda a sintetizar la vitamina D y reduce el estrés. Pero recuerda, todo en dosis cuidadas y medidas. En exceso puede acarrear graves problemas, llegando incluso a provocar manchas, enrojecimiento y quemaduras, que con el paso de los años pueden acarrear problemas mucho más serios de salud.

El primer paso para evitar estas indeseables consecuencias empieza por hidratar la piel. No olvides que en verano, además, las altas temperaturas, el cloro de la piscina o la salitre del mar hacen que la dermis pierda mucha humedad. Una rutina (incluso casi obsesiva) de hidratación es la clave para reparar la piel. Lo ideal es que abuses de las cremas corporales. Pero eso sí, no vale cualquiera. Debes elegir productos que suplan con creces las necesidades que tienes durante estos meses.

Estas son las cinco cremas corporales más eficaces y baratas

Las células que forman nuestra piel cuentan con un mecanismo de hidratación natural que la mantiene en perfectas condiciones. Cuando este mecanismo se ve atacado desde el exterior (temperaturas extremas, viento, sol…), la cantidad de agua empieza a disminuir y provoca su deshidratación, presentando un aspecto apagado y agrietado.

¡No hay excusas! Después de ducharte debes hidratar tu piel sí o sí. No tardarás más de cinco minutos y con ello lograrás mantener tu dermis cuidada y protegida. Además, no tienes por qué gastarte mucho dinero en cremas corporales si no quieres. Hoy en día existen productos muy nutritivos que logran el objetivo por menos de 5 euros. ¿Qué deben contener? aceite de oliva, aloe vera, aceite de almendras, urea, manteca de karité…

Sigue bajando, hemos encontrado las cinco cremas corporales (baratas) que más hidratan.