Seguro que ya estás dándote chapuzones en la piscina o buscando ese bronceado soñado a la orilla del mar. Pero cuidado, porque ya sabes que después de unos pocos días tu pelo empieza a sufrir los estragos del verano. ¿Qué ocurre? La humedad del mar y las piscinas alteran las cutículas del cabello, dejándolo encrespado y reseco y oxidando el color. Pero tranquila, existen ayudas extras para evitar que todo eso ocurra. ¡Apunta!

1- Lava tu melena con agua fría

Si vas a pasar tus vacaciones en la playa, el lavado diario es imprescindible, ya que así eliminas los restos de sal. Sin embargo, esto también conlleva una gran pérdida del color. Para evitarlo, hazte una sola enjabonada y utiliza agua fría o, como mucho, tibia. Si está caliente el color se pierde más rápido. Además, es clave que elijas un champú sin sulfatos, mejor si incluye entre sus ingredientes aceite de oliva y de argán, ya que aportan un plus de hidratación. Incluso aloe vera, para calmar el cuero cabelludo.

2- Ponte protección

Mínimo media hora antes de exponerte al sol, tras cada baño y cada dos o tres horas en la playa, aplícate un aceite con SPF. Al igual que proteges tu piel, debes hacer lo mismo con tu cabello. Además de proporcionarle protección frente a los rayos solares, que lo resecan y dañan, también lo nutrirá a fondo dejándolo mucho más suave, hidratado y manejable a la hora de peinarlo después.

pelo verano

3- Alíate con la mascarilla

En verano los cabellos (en especial los teñidos o con mechas) necesitan mascarilla reparadora dos o tres veces por semana. Éstas aportan ceramidas, aminoácidos y queratina hidrolizada para reconstruir la fibra capilar, que es la encargada de retener los pigmentos del tinte. Además, al menos cada 15 días también es muy recomendable hacer un baño de aceite vegetal. Opta por aceite de argán, coco o almendras y aplícalo a lo largo de todo tu cabello. Después, recúbrete la cabeza con una toalla caliente para que penetre más rápido. Déjalo actuar una hora.

4- No te lleves sustos

Algunos líquidos que contienen las piscinas, como el cobre, producen una reacción química por la que los rubios muy claros o con mechas adquieren reflejos verdes. Para minimizar este efecto mójalo siempre con agua de ducha antes de bañarte, para que el pelo no absorba el agua de la piscina. Y si ya es demasiado tarde, un buen truco es mezclar dos aspirinas con tu champú.

pelo-rubio-mafalda-patricio

5- Tu pelo también necesita vacaciones en verano…

En esta época nos mojamos constantemente el cabello y la sudoración aumenta por las altas temperaturas. Además, a esto hay que añadir la constante exposición a la radiación solar. Es el momento de modificar tus hábitos y darle un descanso a tu melena. Deja que se seque al aire, evitando en la medida de lo posible el uso de fuentes de calor como planchas, rizadores y secadores. ¡Tu pelo te lo va a agradecer!