Alisar, dar forma, aportar volumen, marcar el rizo… Hay todo un mundo de posibilidades de peinado gracias a los focos de calor en todas sus versiones: tenacillas, planchas y secadores. Pero su uso puede resultar dañino para el cabello si no se realiza con cautela. Te damos las claves para protegerlo.

1- Nada de humedad

Uno de los pilares básicos del cuidado del pelo es retirar el máximo posible de humedad y, mejor, de forma natural. De este modo necesitarás exponerlo durante menos tiempo al calor del secador. Una vez salgas de la ducha, exprime cuidadosamente tu cabello con las manos y luego envuélvelo con una toalla para que absorba la humedad.

2- Utiliza siempre protector térmico

Con el pelo todavía húmedo, llega el momento de aplicar un buen protector térmico. Este producto es clave en el cuidado de nuestra melena cuando la exponemos constantemente al calor, ya que contribuye a evitar que el cabello se debilite, se reseque y pierda su vitalidad.

3- Ojo con el secador

Una vez aplicado el protector, llega el momento de usar el secador. Seguro que lo has escuchado muchas veces, pero es vital que no lo utilices a temperaturas demasiado elevadas y que no lo acerques mucho a tu melena, ya que de lo contrario tu pelo se resecará. Un buen truco es dividirlo en secciones y trabajarlas de una en una. También es importante que el chorro del aire se dirija siempre de arriba hacia abajo, para aplanar la cutícula.

planchas
Redes Sociales

4- Usa bien las planchas

Recuerda que nunca hay que pasar las planchas más de tres veces por el mismo mechón, ya que de lo contrario lo único que conseguirás es maltratar tu cabello, lo que se traducirá en sequedad, encrespamiento y rotura. La primera pasada conviene que sea más lenta y las dos siguientes rápidas. Y no te olvides: los cabellos finos, dañados o teñidos no deben sobrepasar nunca los 160 grados, las melenas sanas pueden permitirse alcanzar los 180-190.

5- Tenacillas, solo unos segundos

Si tienes el cabello fino sitúa la temperatura por debajo de los 93ºC, y si tienes el cabello rizado o muy grueso, selecciona los 149ºC. Pero recuerda: una vez que hayas enrollado tu cabello en la tenacilla, no debes dejar que pasen más de 10 segundos, para evitar roturas.

Por último, sigue bajando y ficha en nuestra galería los mejores protectores de calor.