En verano relajamos nuestros hábitos de vida, pero también es un buen momento para cuidar nuestra alimentación y mantener a raya los kilos


El verano es una época ideal para cuidarnos y llevar un estilo de vida saludable que nos permita mantener los kilos a raya. Las altas temperaturas hacen que sintamos menos hambre y tengamos un mayor apetito por los alimentos frescos y con gran contenido en agua; algo que los hace perfectos para mantenernos hidratados y combatir el calor. Incluso es buen momento para comenzar a hacer ejercicio si no lo haces habitualmente, y de esta manera, crear un hábito para que se mantenga el resto del año. Si vas a la playa o a la montaña, los paseos y caminatas te mantendrán activo… y por qué no descubrir algún deporte nuevo al que te aficiones y con el que te diviertas.

En verano es posible mantener buenos hábitos, aunque tengamos más vida social y cometamos más excesos. Por ello, desde Paso de Dietas, Ana Sánchez Morillas, Nutricionista-Dietista y creadora de esta plataforma, nos da las claves para poder disfrutar, manteniendo la salud sin aumentar de peso.

1. Intenta comer vegetales en todas las comidas. Deja de lado los fritos y escoge platos con cocciones sencillas, cocidos al vapor, a la plancha o al horno, la mejor forma de no coger unos kilos de más.

2. Evita las salsas y aderezos que suman muchas calorías al plato, y en su lugar, aliña tus platos con un buen aceite de oliva virgen extra. Prescindir de aderezos calóricos es un buen hábito para bajar de peso.

3. Toma fruta y verdura de temporada. En esta época encontrarás muchos tipos de verduras y frutas que, además de mantenerte hidratado, te ayudan a controlar el peso por su bajo contenido en calorías y gran contenido en nutrientes.

kilos
Gtres

 4. Cuida las cantidades. Evita comer porciones grandes de comida y platos pesados, así conseguirás llevar mejor las altas temperaturas y mantener tus kilos a raya. Los días que vayas a tener una comida copiosa intenta tener una cena algo más ligera a base de verduras o ensaladas. Cuando salgas a comer fuera, pide como guarnición ensalada o verduras a la parrilla en vez de patatas fritas.

 5. Aprovecha la época de verano para hacer recetas veraniegas que incluyan platos fríos como: gazpachos, cremas, ensaladas, sopas frías. Este es un hábito saludable que te ayudará a bajar de peso.

 6. Toma diariamente grasas saludables, como el aceite de oliva virgen extra, el aguacate, los frutos secos y semillas o pescado azul. Además de proporcionarte saciedad y ayudar al control del peso, tu piel se beneficia recuperándose antes de los efectos a la exposición solar.

kilos
Gtres

7. Hidrátate. Lleva siempre contigo una botella de agua fresca y disfruta de infusiones, limonadas y bebidas sin azúcar, frías y caseras. Si sales a tomar algo, puedes pedir agua con gas con una rodaja de limón, té helado, cerveza sin alcohol, tinto de verano con casera sin azúcar o refresco sin azúcar.

 8. Disfruta de los helados, pero solo de vez en cuando. Tienen un contenido muy alto de azúcar, grasas y aditivos, que pueden hacerte ganar kilos. Elaborarlos en casa con ingredientes naturales como frutas, yogur o chocolate, es muy fácil y los tendrás en cualquier momento. Te recomiendo que cuando salgas a comer fuera sustituyas los postres y helados por fruta o lácteos. Este pequeño gesto te ayudará a tu objetivo de bajar peso.

 9. Incorpora actividad física a tu rutina diaria. Para no aumentar de peso, es importante realizar algo de ejercicio y, ésta, es una buena época para practicarlo. Aprovecha el tiempo libre y el clima, eso sí, evitando las horas centrales de calor y altas temperaturas.

 10. Olvídate del estrés. Es el momento de relajarte y disfrutar de las vacaciones. Tan importante es cuidar el cuerpo como la mente. En vacaciones hay tiempo para todo, así que descansa y disfruta de las pequeñas cosas, como un paseo, una charla, mirar una puesta de sol o tumbarte en la hierba sin hacer nada.