Cosmética bio cien por cien

A la hora de elegir cosmética bio hay que ser consciente de que no todo vale. Hay estudios avalados que desvelan que algunas marcas de higiene y cosmética, comercializadas en varios países de la UE incluida España, etiquetadas con expresiones como 100% natural y orgánico, no solo no son ecológicas, sino que contienen ingredientes tóxicos que dañan la salud y el medio ambiente. Es lo que se denomina como “lavado verde”. Se trata de una práctica de marketing de ventas que consiste en utilizar expresiones tipo bio, natural, orgánico, etc., en la etiqueta. ¿El objetivo? Atraer compradores sensibilizados con estos términos que buscan un producto ecológico.

La cosmética bio no es tan fácil de distinguir como imaginamos

¿Cómo distingo la cosmética bio de otra que no lo es pero lo parece?

El truco consiste en incluir algún ingrediente que responda a la filosofía verde para hacernos pensar que es cosmética bio. Pero lo hacen añadiendo en su fórmula otros principios activos que se alejan de la esencia bio. Un fraude legal, de ahí que haya que asegurarse, lupa en mano, antes de adquirir un cosmético eco. Para hacerlo con todas las garantías debemos asegurarnos de que no contiene ningún tóxico, ni para la salud, ni para el medio ambiente. 

Según la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética de España actualmente en la Unión Europea no existe ninguna normativa de obligado cumplimiento que detalle todos los requisitos. La denominada Etiqueta Ecológica Europea, solo es aplicable a cosméticos que se enjuagan. O lo que es lo mismo, champús y geles de baño, los demás quedan libres de la norma.

Un cosmético natural, será aquel con un mínimo del 95% del total de los ingredientes es natural o de origen natural.

¿Qué debo encontrarme en las etiquetas de cosmética bio?

Mientras llega le momento en el que las leyes se hagan cargo “oficialmente”, ¿Cómo actúan las asociaciones?. Se acogen a los principios del estándar del sello Ecocert y diferencian dos categorías de cosmética ecológica.

Así, un cosmético natural, será aquel con un mínimo del 95% del total de los ingredientes (incluyendo el agua) es natural o de origen natural. Tan solo un 5% de sus componentes restantes pueden ser ingredientes de síntesis. Y forman parte de una lista que incluye algunos conservantes y sustancias auxiliares muy restrictivas. No olvides que, además, como mínimo el 5% del total de los ingredientes debe proceder de agricultura ecológica.

Lo ideal es buscar los logos ecológicos en la etiqueta y no dejarse guiar simplemente por los términos “verdes”

Si además, el producto pretende alcanzar la denominación de cosmética bio o ecológica, el 95% del total de los ingredientes tienen que ser natural o de origen natural. Como máximo, el 5% restante pueden ser ingredientes de síntesis que forman parte de la lista restrictiva. Y un mínimo del 10% del total de los ingredientes ha de proceder de agricultura biológica. Para no perderse entre tanto porcentaje, lo ideal es buscar los logos ecológicos en la etiqueta y no dejarse guiar simplemente por los términos “verdes” que en ella figuren.