¿Sabes identificar tu tipo de piel?

Hoy quiero que aprendáis algo muy importante a la hora de elegir las cremas y tratamientos adecuados: cómo reconocer vuestro tipo de piel y cuidarla correctamente. Puede parecer muy sencillo, pero son muchas las personas que acuden a mis centros solicitando información al respecto.Saber qué tipo de piel tienes es fundamental ya que, si no usamos los productos indicados, los resultados a la larga pueden ser desastrosos.

Piel reactiva

Las pieles reactivas son muy sensibles y se ven muy afectadas por el estrés y por el estado anímico, generalmente pertenecen a personas muy emotivas. Se sabe que una piel es reactiva porque pica, no es confortable y se enrojece con solo tocarla. Si tenéis este tipo de cutis debéis tener cuidado al realizaros tratamientos específicos, ya que vuestra piel es como la de un bebé y no se le pueden aplicar activos inadecuados. Lo primero que hay que hacer antes de realizarse cualquier tratamiento es requilibrar el PH, porque si no, no se conseguiría ningún resultado.

Piel grasa

Esta piel tiene el poro muy dilatado y exceso de grasa en la zona T (frente, nariz y barbilla). Un error común de las personas de cutis graso es que se limpian el rostro demasiado e incluso se aplican alcohol pensando que así eliminan el exceso sebáceo, pero el efecto es justo el contrario. Además generalmente no se tratan la piel y suele estar muy deshidratada a causa de estos errores. Si este es tu caso te irá muy bien el Retinol por la noche y una hidratante que equilibre la grasa por la mañana.

Piel seca

Las pieles secas tienen un poro muy cerrado, tendencia a las arrugas y tampoco son nada confortables. A la hora de tratar este cutis es fundamental exfoliar bien e hidratar con cremas muy untuosas que nutran al mismo tiempo y nos protejan del medio ambiente.

Siempre hemos oído hablar de estos tres tipos de cutis, pero hay otros subgrupos que no son tan mencionados y sin embargo muy comunes. La piel con falta de tejido  se da en chicas muy delgadas y tienen que tratarse la flacidez desde muy jóvenes. También veréis algunas personas la tienen  muy apagada, suele ser debido al estrés y el mejor aliado en estos casos son los productos con  vitamina C.

Pero sobre todo, no penséis que una crema por ser muy cara es la mejor para todo tipo de pieles, la crema ideal es la que mejor se adapte tu tipo de piel. Por eso el diagnóstico es  fundamental.