Recuperar la piel tras el verano

Muchas personas piensan que la piel solo sufre en verano por los rayos del sol, pero lo cierto es que el cloro de las piscinas y la sal del mar también la dañan muchísimo. Para recuperarla yo siempre recomiendo a mis clientas realizarse un peeling en cara, cuello y escote nada más volver de vacaciones, os lo podéis hacer en un centro de belleza o en vuestra propia casa con un exfoliante que compréis. El único requisito es que debe ser un peeling enzimático, no de arrastre, esto significa que el exfoliante no contiene gránulos, en su lugar se compone de unas enzimas que eliminan las células muertas e impurezas suavemente y sin agresión.

Tras el peeling siempre hay que aplicar una crema hidratante potente. Después del verano lo fundamental es luchar contra los radicales libres, que producen el envejecimiento de la piel, por eso hay que tener cuidado y elegir una hidratante anti-radicales libres y aplicarla masajeando bien el rosto. A continuación es el turno de la mascarilla purificante que sirve para revitalizar y aclarar el cutis. Yo aconsejo dejarla más tiempo del que indican las instrucciones, mínimo 30 minutos, ya que se trata de una “cura post-verano”, no de un protocolo diario. Hay que eliminarla con agua tibia para abrir el poro y facilitar la penetración de los siguientes productos. Notareis que tenéis una piel mucho más fresca y luminosa.

Por último, y este paso es del tono ineludible, hay que utilizar una hidratante con Vitamina C.Es un potente antioxidante  que estimula la producción de colágeno y, lo más importante, previene la formación de posibles tumores cutáneos debidos a los daños provocados en el ADN por los rayos UVB. Si podéis, es mejor que acudáis a un centro de belleza para que os hagan penetrar el activo puro con una máquina de electroporación, que aumenta muchísimo la permeabilidad de la piel para que los productos se introduzcan mejor.

Para tratar la piel del cuerpo podéis realizar el mismo protocolo pero sustituyendo la mascarilla por un suero corporal revitalizante para revolverle suavidad, hidratación y luminosidad. El suero es un producto muy importante dentro de un protocolo de belleza habitual, tanto en cara como en cuerpo, ya que los activos que contiene siempre son mucho más concentrados que las cremas.

Y no olvidéis hidratar mucho la piel porque además prolongaréis mucho más el bronceado.

¿Cuál es vuestra rutina de belleza después del verano?