Piel limpia y luminosa, tips para conseguirla

Una piel limpia de células muertas, impurezas,  restos de maquillaje, micropartículas procedentes de la contaminación, es un pasaporte a la belleza. La higiene del cutis es un ritual que requiere sus pasos y su tiempo. De hecho, en los países orientales, como Japón o Corea es todo un ritual. De allí proceden muchas de las costumbres que están más en boga, como el multimasking. Y de ellos debemos imitar su hábito de higiene facial. Todo un protocolo que llega a incluir hasta doce pasos.

La piel limpia y luminosa se consigue con buenos hábitos

Piel limpia con hábitos orientales

De hecho, las orientales dan más importancia a una piel limpia y luminosa, radiante, con el poro cerrado, que a un rostro libre de arrugas. En occidente, tendemos a acondicionar el cutis con prisas, saltándonos gestos que son casi, casi, imprescindibles. Aguas micelares, toallitas desmaquillantes, lociones 3 en 1; sin duda herramientas que facilitan la tarea en momentos concretos (viajes, noches largas….), pero que no deben tomarse como una costumbre cotidiana.

Los pasos imprescindibles

A pesar de que hay voces que opinan que el tónico no es necesario, para mi, una higiene básica incluye un desmaquillado a fondo. Comienza con la limpieza de los ojos con un producto que retire todos los restos. De iluminador y sombras con delicadeza (que no sea necesario apretar, tirar ni tirar ); posteriormente, soy partidaria de utilizar una leche limpiadora adecuada al estado de cada epidermis (sensible, grasa, seca,…) y debes retirarlo presionando, no arrastrando. Luego, el tónico se encargará de eliminar los restos de loción y arrastrar los restos que aún permanezcan en el cutis.

El tónico te ayuda a cerrar poros y equilibra el Ph de tu piel

¿Cómo debe ser el tónico?

Los tónicos pueden contener principios activos específicos que ayudan a la epidermis a suplir sus carencias. Además la acondicionan para recibir las cremas de tratamiento posteriores con más eficacia. Otro de mis secretos consiste en utilizar, al menos una vez a la semana, un Scrub (exfoliante) suave sobre la piel húmeda, que ayude a retirar las células muertas. ¿Mañana y noche? Es lo idílico, pero si hay que elegir, limpia tu rostro con más mimo por la noche. Al dormir la piel utiliza el sueño para autorepararse, y al despertar, pásate un disco de algodón con tu tónico habitual.

Y para asegurarte de tener la piel limpia y luminosa nada mejor que una sesión de Hidralift FX. Es un método de hydrodermoabrasión que incluye limpieza e higiene, peeling, hidratación y rejuvenecimiento. Un tratamiento diferente a todos los demás en cuanto a metodología antiaging, que libera el estrato corneo, permitiendo la penetración de principios activos y una potente acción anti-edad con resultados excepcionales. Perfecto para cuando la higiene estándar no llega a alcanzar sus objetivos. Los resultados se notan en una única sesión, pero es ideal para superar los cambios de estación o como protocolo exprés ante una ocasión especial.