Celulitis, ¿se puede eliminar?

La celulitis es un problema estético que afecta al 98% de las mujeres. De hecho no no respeta ni a las siluetas más delgadas. Es un rebelde con causas. Y muchas, entre las que destacan la mala alimentación, la falta de ejercicio. Incluso utilizar prendas demasiado ajustadas, el tabaquismo, el alcohol e, incluso, la raza y la herencia genética. Un problema que exige constancia en su tratamiento, tanto cosmético como con aparatología.

Pero antes de sumergirse en la operación bikini, es imprescindible realizar un diagnóstico que concrete el tipo de celulitis. No todas son iguales ni exigen los mismos rituales y tratamientos. También depende del estado de la piel, y en muchas ocasiones es necesario acompañarlo de una dieta drenante o adelgazante.

La celulitis puede tratarse pero hay que ser constante

Fundamental el diagnóstico para saber de qué celulitis hablamos

De ahí que sea esencial acudir a un buen centro de estética que realice una planificación tanto del tratamiento aparatológico a seguir, como las pautas de vida que lo acompañen. Debemos realizar un seguimiento constante de la evolución de la grasa localizada y después de más de 45 años de experiencia, he comprobado que hay dos cosas que llevan a la meta. Una, la constancia en seguir las sesiones y su periodicidad de las mismas. Dos, los milagros no existen y los resultados se consiguen con tesón y mantenimiento.

El número de sesiones para paliar la piel de naranja varía entre 12 y 20, dependiendo del punto de partida inicial. Lo ideal es realizar un par de sesiones a la semana. Si el tratamiento en cabina se acompaña con una dieta baja en grasas y abundante en fibra, mejor. También de un poco de ejercicio, como caminar con paso firme 30 minutos al día. Sin olvidar la ayuda cosmética aplicada diariamente con un masaje que estimule la microcirculación y la ingesta de dos o tres tazas diarias de una infusión drenante. Las hay que ya vienen preparadas, como las que ofrece LPG, sino, la cola de caballo o el té verde son dos buenas opciones.

La ayuda de la nutricosmética es un plus contra la celulitis

¿Nutricosmética para combatirla?

Sí, todo suma contra el enemigo, pero no hay que olvidar que las píldoras por sí solas no sirven de mucho y que necesitan un mínimo de dos meses para que se aprecien sus efectos. ¿Lo último contra el adipocito villano? Adipologie, un aparato con una tecnología de vanguardia. Trabaja con ultrasonidos de alta intensidad y baja frecuencia. Rompen la membrana de la célula grasa, liberando su contenido y transformándolo en biglicéridos que se eliminan de manera natural a través de la orina.

Además, estimula la formación de colágeno de la hipodermis, la capa más profunda de la piel. Por eso es capaz no solo de reducir la celulitis, sino de reafirmar el tejido. De ahí que sea perfecto para remodelar las piernas: cara interna, cartucheras, rodillas….Y no duele absolutamente nada. Las resultados se aprecian desde la primera sesión.