Aloe Vera, secretos y trucos de belleza de una planta eterna

Dicen que Nefertiti y Cleopatra incluían aloe vera en sus rituales de belleza para mantener la piel joven y las curvas en su sitio. De hábitat caloroso y semidesértico, existen más de 450 especies de aloe vera y solo 5 han demostrado sus propiedades estéticas y curativas. En los pueblos cálidos del sur español, es muy frecuente ver un macetón con aloe en patios y balcones expuestos al sol sin tapujos.

El aloe vera tiene infinidad de virtudes y beneficios para tu piel

No es de extrañar, desde hace más de 3.000 mil años la sabiduría popular ha empleado sus hojas como cosmético y medicina. Rico en vitaminas  A, C, E, ácido fólico, colina, B1, B2, B3 (niacina), B6; y minerales incluyendo calcio, magnesio, zinc, cromo, selenio, sodio, hierro, potasio, cobre y manganeso, sus propiedades lo convierten en un aliado excelente.

¿Qué convierte al aloe vera en algo tan especial?

  • Alivia quemaduras, solares y domésticas. Si la piel te arde, corta un trocito de una de las hojas. Mantenlo unos minutos en el congelador y a continuación, aplícatelo directamente sobre la piel dañada. El alivio es inmediato.
  • Contra la psoriasis y los picores. Gracias a sus virtudes regenerantes y calmantes. Ayuda a aliviar los picores de las pieles con patologías como la psoriasis, la atopía, las urticarias…

    Es importante elegir cosméticos que contengan el aloe vera más adecuado
  • Su gel combate el exceso de grasa y el acné. Sus propiedades astringentes, son el aliado perfecto de las pieles y cabellos grasos. También  para mitigar las consecuencias epidérmicas del acné.
  • Ayuda a combatir el estreñimiento. Ingerido, es un remedio muy eficaz contra el estreñimiento; pero puede resultar excesivamente agresivo a intestinos sensibles
  • Perfecto para iniciar un periodo detox o como complemento para perder peso. Su gel, de textura gelatinosa, ayuda a la flora intestinal a absorber toxinas y desechos propios de los malos hábitos alimentarios.
Cuando lo utilices ten en cuenta también las excepciones en las que debes evitarlo

Sin embargo, el aloe vera también tiene su lado oscuro; de ahí que nunca se deba utilizar en exceso. Sobre todo por vía oral, cuando se tienen problemas intestinales, diabetes, durante el embarazo y la lactancia.. O si se están tomando corticoides o anticoagulantes, antes de una intervención quirúrgica o si se tienen problemas renales o hepáticos crónicos. Jamás se debe emplear sobre heridas abiertas o quemaduras graves o en personas con alergias al ajo o la cebolla. Como todas las plantas, antes de lanzarse a su consumo, hay que cerciorarse de que no va a traer problemas. Médicos y farmacéuticos son buenos asesores.