Valérie Trierweiler, del coche oficial al metro

La expareja del presidente francés, Valérie Trierweiler, ha dado un giro radical a su vida desde que se separó de Francois Hollande, a principios del mes de enero. Valerie Trierweiler fue la invitada estrella al desfile de Dior, dentro de la Semana de la Moda de París, y lejos de los coches oficiales y la parafernalia que le rodeaba durante su etapa en El Elíseo, llegó en metro acompañada por de una amiga. La periodista se mostró serena, sonriente y aparentemente recuperada del shock que supuso su ruptura con Hollande. Su presencia en el desfile de Raf Simons, en el museo Rodin, fue su primera aparición pública desde que saltó el escándalo.

2.022
Compartir

Valeire Trierweiler aseguró en una entrevista con la revista Paris Match, donde desarrolló toda su carrera profesional hasta que se convirtió en primera dama, que sintió como si “estuviera cayendo desde un rascacielos” cuando se enteró del  romance  de Hollabde con la actriz., Julie Gayet. Sin embargo, también dijo que “no porque ya no sea la primera dama la vida tiene que detenerse”, por lo que declaró que continuaría con su vida.

Desfile Dior

La exprimera dama, muy sonriente, entra en el vagón con el billete en la mano.

Cuando saltó el escándalo, Valerie estuvo unos días ingresada en una clínica de reposo y al salir se instaló en Lanterne.  la residencia de recreo del presidente francés en Versalles. Allí fue donde pactó con el presidente el comunicado que este hizo público para dar por finalizada la relación. Valerie viajó posteriormente a la India, en un viaje solidario que ya tenía previsto antes de saltar el escándalo y a su vuelta pasó unos días de vacaciones en Isla Mauricio, junto a dos amigas. Parece que la exprimera dama vuelve a estar en plena forma y dispuesta a iniciar una nueva vida.

Desfile DIor

La periodista ha comenzado su nueva vida fuera de el Elíseo.