Valérie Trierweiler continúa con la sonrisa puesta en su viaje a la India

La ya ex Primera Dama francesa prosigue su visita a la India implicada en tareas solidarias con la ong Acción Contra el Hambre. Con una sonrisa permanente, Valérie Trierweiler procura olvidar su repentina ruptura con el presidente François Hollande.

1.287
Compartir

El culebrón Hollande-Trierweiler continúa. Con todos los ojos puestos en la periodista, ya expareja del presidente francés, esta continúa en la India participando en diversos actos y encuentros con Acción Contra el Hambre. En su segundo y último día de viaje, visitó el suburbio de Mandala, en Bombay. 

Después de haber declarado a un grupo de periodistas allí destacados que la política había sido la causa fundamental de la ruptura, por ser “demasiado acaparadora” y que “no deja tiempo para vivir”, Valérie Trierweiler se ha dejado ver con una sonrisa más relajada, aunque con cierta nostalgia en la mirada y algunos kilos menos, que revelan los malos tiempos pasados por esta separación “repentina”.

Pero Valérie ha hecho gala de su carácter fuerte y orgulloso, sacando fuerzas de flaqueza. “No os preocupéis por mí”, aseguró en la rueda de prensa, en la única referencia a su situación personal.

Valérie Trierweiler

En su lado más humano, con una niña en una escuela de Mandala.

Recordemos que el pasado 10 de enero saltó la noticia sobre la infidelidad del presidente con la actriz francesa Julie Gayet. A partir de ahí, la vorágine. Valérie tuvo que ser ingresada en una clínica parisina por agotamiento nervioso. Salió ocho días más tarde sin saber muy bien cuál iba a ser su futuro. Eso sí, se fue directa a la residencia presidencial de la Lanterne, cerca de Versalles, en los alrededores de París, para descansar y recuperarse lejos de la atención mediática.

Finalmente, el pasado sábado 25, Hollande emitió un comunicado oficial en el que hacía saber que ponía fin a su relación de ocho años con la periodista. Trierweiler abandonaba El Elíseo. Y poco después se embarcaba en este viaje solidario, de carácter “privado”. A partir de ahora, no se sabe si el mandatario cubrirá el puesto de Primera Dama o si, de momento, se quedará vacante. La propia Trierweiler lo considera muy útil, y ha añadido que guardará buenos recuerdos de él.

Valérie Trierweiler ha manifestado su intención de volver a ejercer el Periodismo, eso sí, alejado de la política, un mundo que considera “inhumano y con multitud de traiciones”.

Valérie Trierweiler

La ex Primera Dama ha hecho suya la máxima “al mal tiempo, buena cara” .

 

Compartir
Artículo anteriorIsabel II tiene que apretarse el cinturón según el Parlamento británico
Artículo siguienteVictoria de Suecia, la mejor embajadora de su país