Una semana a dieta y fuera esos kilitos de más

Una semana a dieta y fuera esos kilitos de más

Ya no tienes ni una excusa más. Ha llegado el momento de ponerte firme contra esos kilos de más que has ganado en las últimas semanas. Lo más importante es no seguir sumando. ¡Con siete días basta!

Antes de que sea demasiado tarde y se te queden instalados en el cuerpo esos kilos que has ganado durante el pasado mes de fiestas, tienes que ponerte a dieta sin dejar pasar un día más. Aquí nos referimos solo a esos tres o cuatro kilos que no requieren demasiado esfuerzo si eres aplicada y lo sigues a rajatabla.
Te proponemos una dieta de siete días con la que, además de bajar el peso, puedes desintoxicar y drenar el organismo. También tiene una función antioxidante, diurética y de regeneración celular, que repercute en la belleza externa de la piel.

Sana y equilibrada
En ella encuentras todos los nutrientes y una alimentación variada, con lácteos desnatados, fruta, verdura, carne blanca sin grasa y pescado.
Esta dieta comodín puedes recuperarla para repetirla una vez cada tres meses, ya que es un buen método détox, que depura el organismo por su casi nula ingesta de azúcares y grasa.

Consejos a tener en cuenta
Antes de comenzar cualquier dieta debes consultar con tu médico por si sufres alguna patología que pueda resultar contraindicada con los alimentos que vas a tomar.
– Para que realmente resulte eficaz no hay que saltarse ninguna de las tomas que se indican (casi todas las dietas te obligan a comer cinco veces al día) ni pasar más de tres horas sin tomar alimentos. De esta forma se consigue aumentar el gasto calórico, a la vez que se evita la ansiedad y llegar devorando a la siguiente comida.
– Hay que beber dos litros de agua al día, preferentemente separados de la comida. También pueden ser infusiones, que no tengan excitantes.
– Combina todas las dietas con ejercicio físico. Si no eres una apasionada de los gimnasios es suficiente con caminar a paso ligero durante media hora todos los días. Un truco sencillo que también te puede ayudar es dejar de lado el ascensor y subir por las escaleras, o bajarse una parada antes y llegar caminando…
– En todas las dietas se restringe el consumo de grasas, entre ellas las del aceite de oliva, aunque su consumo sea saludable. Normalmente son dos cucharadas soperas de aceite de oliva al día y por persona. Una para cocinar todo el almuerzo y la otra para la cena.
Lista de la compra
Productos light y desnatados, mucha verdura, fruta, carne blanca (preferentemente pavo y pollo) y bebidas sin gas son los ingredientes que no deben faltar en tu cesta de la compra.
@ Pan integral tostado.
@ Piña.
@ Mermelada baja en calorías.
@ Yogur desnatado de sabores.
@ Queso de Burgos.
@ Tortita de cereales sin azúcar.
@ Cereales de desayuno variados.
@ Pomelo.
@ Espárragos de lata.
@ Pechuga de pollo.
@ Jamón cocido (York, dulce…)
@ Barrita de cereales sin azúcar.
@ Galleta María integral.
@ Tomate.
@ Naranjas.
@ Leche de vaca desnatada.
@ Ternera magro.
@ Gazpacho.
@ Kiwi.
@ Pechuga de pavo.
@ Aceite de oliva.
@ Jamón serrano.

Tras la semana de dieta estricta acostúmbrate a llenar tu nevera de productos frescos y bajos en calorías y seguir cocinando a la plancha o al vapor, huyendo al máximo posible de las salsas. Pero, aunque te mantengas en guardia para no recuperar peso, puedes darte algún que otro capricho. Entre ellos uno muy saludable: una copita de vino tinto en cada comida, que destaca por sus propiedades cardiovasculares y antioxidantes.