Un trozo de Triana en Madrid

Hace ya diez años que abrió sus puertas, pero no hay un sólo día que no esté hasta la bandera. Por algo será. Triana es el proyecto más personal de Daniel Bañón y Santiago Orejana, dos jóvenes emprendedores madrileños que dejaron su carrera en el mundo de la publicidad para poner en marcha su propio negocio hostelero. Una suerte de taberna andaluza del siglo XXI, que tras su reciente reforma y ampliación –ha añadido a su espacio el local contiguo-, sigue siendo una de las paradas obligatorias en la ruta gastronómica que desde hace un tiempo ha surgido en el barrio del Retiro.

Compartir

jerez2

Ahora, para seguir en esa línea actual que marcan las últimas tendencias y que se adaptan a las demandas del público más gourmet, Triana ha incorporado a su carta una exclusiva selección de vinos de Andalucía occidental. Referencias que Santiago y Daniel han seleccionado minuciosamente de dos de las bodegas referentes en la elaboración de este tipo de vinos en nuestro país, cada una en su denominación: Ximénez Spínola en Jerez y Toro Albalá en Montilla Moriles. Vinos que vienen a completar una carta muy cuidada y en constante rotación como es la de Triana.

Así, desde ahora en Triana se puede difrutar de algunos de los Jerez más especiales acompañados de sus especialidades de siempre: desde su delicado y sabroso cazón en adobo, sus chacinas e ibéricos y sus alcachofas con crujiente de jamón y ajito hasta sus pescados del día y sus carnes, como el sabroso secreto ibérico de bellota que siempre les trae su proveedor de confianza.

UN VIAJE DE MONTILLA MORILES…

Para elaborar esta nueva propuesta los artífices de Triana han elegido algunos de los vinos elaborados con Pedro Ximénez más especiales de la bodega cordobesa Toro Albalá. Eléctrico Bombilla, un fino en rama, criado sobre velo en el sistema tradicional y con una solera de cinco años ideal para acompañar los ibéricos del aperitivo; Dos Claveles, un vino joven que procede de la selección meticulosa de la variedad Pedro Ximénez y que por sus notas afrutadas y secas en nariz y sus ligeros toques dulces en boca es la referencia perfecta para maridar con las frituras clásicas andaluzas como el cazón en adobo, las rabas o los chocos. También cuentan con dos auténticas joyas: el amontillado Marqués de Poley de 1951 ideal para acompañar carnes como el rabo de toro; el Don PX Gran Reserva 1987 que por su complejidad e intensidad marida con chocolates y quesos azules y, el rey de los Pedro Ximénez de Montilla Moriles: el Don PX Convento Selección 1946, un 100% Pedro Ximénez que en 2013 fue catalogado por Wine Advocate con 100 puntos Parker y reconocido como “uno de los mejores vinos de la historia”. Una maravilla que mejora con el tiempo y que es perfecto para las largas tertulias de la sobremesa.

jerez6

…A JEREZ

Para esta nueva propuesta, Triana ha querido también contar con la bodega gaditana Ximénez Spínola, donde la novena generación familiar desde la fundación de la compañía sigue trabajando como lo hicieron sus antecesores. De esta casa jerezana Daniel y Santiago incorporan a la carta el Fermentación Lenta un vino elaborado con uva sobremadura sin azúcar residual gracias a la fermentación total, una condición difícil de conseguir en esta variedad por su conocida capacidad de mantener los azúcares residuales. Al carecer del toque dulzón esta referencia armoniza con frituras como la tortilla de camarón.

En Triana también apuestan por el Exceptional Harvest de uvas pasas recién prensadas, criado sobre sus propias lías y con una elaboración muy particular que le confiere más empaque y notas de vendimia tardía que maridan a la perfección con pescado y carnes blancas especiadas. El Old Harvest que la propia bodega define como “el equilibrio de la solera eterna” también irrumpe en la carta de vinos de Triana, un vino a caballo entre un palo cortado y un oloroso que acompaña guisos y carnes como el solomillo de vaca mayor a la plancha o en tacos. El PX Vintage, un vino sin solera que obtiene su alcohol de forma natural aprovechando la uva menos deshidratada que llega al lagar en los primeros días de soleo. Por sus características armoniza con postres con notas de frutos secos, pasas u orejones. Y como colofón el Pedro Ximénez Muy Viejo, que por su calidad y escasez está considerado como “un vino de culto”. Un vino ideal para maridar con quesos azules que cuenta con el equilibrio perfecto entre el toque dulce, el peso de fruta y el paso del tiempo, condición necesaria para ser un grande entre los grandes.  

 

Dirección: Calle Narváez, 48.

Teléfono: 91 409 56 83.

Horario: de lunes a viernes de 10:00 a 00:00 h. Sábados de 11:00 a 00:00 h. Domingos de 10:00 a 16:00 h.

Precio medio: 30-35 €.

Parking gratuito en calle Menorca, 31.

 

 

Compartir
Artículo anteriorMarta Torné se va a Hollywood tras dejar 'Cámbiame'
Artículo siguienteMartina Klein y Alex Corretja, padres de una niña