Un té. Un beneficio

Un té. Un beneficio

Té Verde
Es uno de los grandes aliados para rejuvenecer la piel, al ser uno de los alimentos con mayor cantidad de antioxidantes. Concretamente, los polifenoles, que ayudan a combatir el daño de los radicales libres y pueden revertir los efectos del envejecimiento interior y exterior. Además, sumado a las vitaminas y minerales hacen que este té sea uno de los mejores aliados naturales del sistema inmunológico y ayuda contra las inflamaciones de las articulaciones. A la vez, regula los niveles de colesterol malo en sangre.

Cómo prepararlo: Debe hacerse con agua sin llegar a hervir (65 – 85º C) y dejarse reposar 2 ó 3 minutos según el tamaño de la hoja.

Té Rojo
Es un excelente aliado para perder peso, ya que ayuda a acelerar el metabolismo basal y hepático, quemando grasas más rápidamente y activando el buen funcionamiento del hígado. Tiene la propiedad de promover la secreción de los ácidos gástricos, que aceleran la metabolización de los alimentos que han sido digeridos. Reduce los niveles de colesterol en sangre, a la vez que regula la función intestinal, colabora en la eliminación de toxinas y la prevención de la retención de líquidos. Sirve para aumentar la actividad del sistema nervioso, lo que ayuda a mejorar el humor cada día.

Cómo prepararlo: El agua debe estar a punto de hervir y se deja reposar 3 minutos. Si quieres una infusión un poco más concentrada, puedes prolongar el reposo hasta llegar a unos 5 minutos.
3

Té Blanco
Debido a su escasez no es muy común encontrar el verdadero té blanco, por ello, su precio es más elevado. Se trata del mayor antioxidante que existe en la naturaleza,, contiene tres veces más polifenoles que el té verde. Mejora la salud cardiovascular, además, reduce la tensión arterial y mantienen en control los niveles del colesterol. Si se consume con frecuencia puede evitar numerosas enfermedades infecciosas. Mantiene en buen funcionamiento el sistema nervioso y tiene propiedades diuréticas, adelgazantes y depurativas. Como todas las variedades de tés, es bajo en calorías.

Cómo prepararlo: El agua debe calentarse entre 75 – 80 ºC, porque si llega a hervir perdería el oxígeno necesario para conseguir una buena taza de té. Hay que dejarlo en reposo entre 1-2 minutos.

Té Negro
Tiene un bajo contenido en sodio, grasas y calorías, por lo que resulta el más beneficioso de todos para bajar peso y minimizar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y cálculos renales. Además hay determinados estudios que indican que las mujeres que beben té negro reducen su riesgo en un ocho por ciento de desarrollar afección urinaria.
Es antioxidante, aunque menos que el verde y el blanco.

Cómo prepararlo: La temperatura del agua a 100º C, cuando alcance el punto de ebullición. Debe reposar 4 minutos.

SABíAS QUE…
TÉ MATCHA, EL MÁS POTENTE
Es tan rico en antioxidantes que una taza de este té equivale a 10 de té verde. Por ello, destaca por su gran valor para prevenir el envejecimiento, tanto interno como externo. Ayuda en la pérdida de peso, ya que combustiona grasa, aumenta el metabolismo y quema calorías. Además, reduce el colesterol, los niveles de azúcar en la sangre y la inflamación.