Última entrevista de Guillermo y Máxima de Holanda antes de su coronación

Los futuros reyes de Holanda, Guillermo Alejandro y Máxima, concedieron su última entrevista como príncipes herederos que fue emitida anoche por el canal de televisión público holandés NOS y la cadena privada RTL con una audiencia de cuatro millones y medio de espectadores. 

Compartir

Guillermo y Máxima, relajados e incluso bromistas, respondieron a las preguntas de los periodistas Mariëlle Tweebeeke y Rick Nieman.Guillermo aclaró que su nombre dinastico será el de Guillermo Alejandro, sin numeral: «Ese es mi nombre no soy un número». El futuro soberano mostró su cara más cercana al pueblo y abierto a cambios, mientras que su esposa, Máxima Zorreguieta, aclaró que su papel no es constitucional, a pesar de recibir el título de reina: “La única constante de la monarquía es que cambia”, dijo Guillermo-Alejandro. Hasta hoy, el rey o reina preside la jura de los ministros y cada año pronuncia un discurso en la apertura del Parlamento Cuando se le preguntó por la posibilidad de que la monarquía perdiera atribuciones y tuviera solo un rol honorífico, dijo muy serio: “Asumiré cualquier decisión del Parlamento siempre que sea democrática y constitucional”.

Maxima
Guillermo Alejandro quiere ser un rey del siglo XXI, capaz de unir a la gente. Todos coinciden en señalar que recuerda más a su abuela Juliana, más cercana e informal, que a su madre Beatriz. No le importaría que no le llamasen Majestad: «No soy un fetichista del protocolo. La gente puede dirigirse a mí con el tratamiento con el que se sientan más cómodos”. A su lado, Máxima remachó: “No importa el título, princesa o reina, lo importante es lo que representamos y a mi todo el mundo me llama Máxima”.
Lo que sí dejaron claro es el papel de cada uno como reyes: “Solamente hay un jefe de Estado en Holanda, ahora es mi madre y tras el 30 de abril yo”, puntualizó Guillermo-Alejandro, mientras que Máxima aclaró que su papel es “apoyarlo, puedo representarlo, pero no sustituirlo”. Máxima también comentó la ausencia de su padre, Jorge Zorreguieta, en su entronización: “fue una decisión que tomé de manera conjunta con mi familia. En 2002 se cerraron acuerdos y este es un evento constitucional donde mi marido se convertirá en rey y mi padre no tiene que estar”.

Guillermo-y-Maxima2

Los momentos más simpáticos de la entrevista se produjeron cuando Guillermo y Máxima comentaros que están ensayando con sus tres hijas, Amalia, de 9 años, Alexia, de 7, y Ariane, de 5, cómo será la ceremonia de entronización: « Queremos que lo hagan bien. Amalia, sabe muy bien lo que significa la entronización se su padre…Me ha preguntado cuánto tiempo iba a estar en el puesto”, bromeó, para añadir a continuación: «Amalia empezará a tener un papel institucional y su propia dotación cuando cumpla 18 años. Hasta entonces intentaremos que ella y sus hermanas sigan creciendo en un ambiente familiar unido. Queremos a las tres por igual y no hacemos distinciones entre ellas».
Los príncipes no eludieron temas espinosos y Guillermo reconoció que cometió un “fallo” en enero de 2009 al seguir adelante con la construcción de una villa de vacaciones en Mozambique en un momento de crisis económica del país: “Seguiré cometiendo fallos, pero hay que aprender de ellos”.
Las lágrimas brillaban en los ojos de Máxima cuando le preguntaron a su marido por su hermano Friso, en coma desde hace un año tras un accidente de esquí: “Es una gran tragedia. Desde hace más de un año vivimos esta situación tan terrible, en la que Mabel y mi madre hacen todo lo humanamente posible para estar al lado de mi querido hermano. Todos los días están pendientes de él. Por mi parte no puedo hacer más que darles todo mi apoyo. Su situación clínica sigue siendo la misma, pero se encuentra en las mejores manos”.
Guillermo Alejandro también comentó a los que critican que, en estos tiempos de crisis, la entronización va a costar 11 millones de euros cuando la familia real percibe una generosa dotación del Estado: “Digo a la gente que comprendo su situación, pero es muy complicado saber lo que cuesta una monarquía. Tenemos un salario fantástico por el que estoy agradecido y daremos lo máximo en contraprestación”.