Sylvie van der Vaart presume de piernas

A sus 35 espléndidos años, la modelo holandesa Sylvie Meis, exesposa del futbolista van der Vaart, cuyo apellido sigue ostentando como nombre de trabajo, puede estar orgullosa de otros muchos valores al margen de su físico, que a la vista está.
La determinación, el optimismo y la capacidad de superación de Sylvie van der Vaart han sido los mejores argumentos para superar las pruebas que el destino le ha ido poniendo por delante en los últimos cuatro años.

2.653
Compartir

A los 18 años Sylvie van der Vaart empezó su carrera como modelo, que tuvo que abandonar por ser incompatible con sus estudios. Trabajó como relaciones públicas antes de empezar una carrera televisiva en la que ocupó todo tipo de puestos: presentadora, actriz… Sylvie se convirtió en un popular personaje en su país, donde fue nombrada ‘mujer del momento’ en 2002, cuando conoció al que sería su marido, y al año siguiente consiguió el título de ‘mujer más sexy’.
Dos años más tarde se casaba con el futbolista Rafael van der Vaart, el más popular futbolista holandés del momento, con lo que la mediática pareja protagonizó una boda sonada y su enlace fue televisado como si fuera una boda real
Eran tiempos felices para Sylvie, que tuvo un año después, el 28 de mayo de 2006 a su hijo Damian Rafael, en aquel momento la modelo aparecía en el tercer puesto del ‘Top 5′ de las ‘mujeres más guapas’ de los mundialistas.
El cuento de hadas se rompió cuando en mayo de 2009 se le detectó un cáncer de mama, algo especialmente traumático y recurrente para Sylvie que había visto enfermar a su madre de cáncer a los 39 años. Logró superar la enfermedad, primero con quimioterapia y un año después con una operación en la que le extirparon un pequeño tumor. 
Logró salir de la que ella calificó como “la peor etapa de mi vida”. Entonces tuvo a su lado a Rafael, su marido, que jugaba en el Real Madrid en aquellos años.”Rafa me hace reír en los momentos más duros. Es un hombre maravilloso. Estoy orgullosa de ser su mujer. Significa mucho para mí, muchísimo”, dijo entonces Sylvie van der Vaart.

Sylvie van der Vaart con su amigaBetty Moghaddam

Solo dejó de trabajar diez meses, tras el nacimiento de su hijo, y su carrera como modelo sigue siendo uno de los motores para salir adelante. En la foto, Sylvie van der Vaart con su amiga Betty Moghaddam.
Parecían la perfecta imagen de la familia feliz, cuando las pasadas navidades saltó la inesperada noticia de su ruptura, mezclada con UN POLÉMICO EPISODIO, primero desmentido por el futbolista y luego reconocido, de una  agresión. “Estoy muy triste porque no haya funcionado. Nosotros somos los culpables. Cada uno de nosotros deberá responderse a sí mismo por qué no ha funcionado nuestro matrimonio”, reconocía el exjugador del Real Madrid.
Al parecer los problemas venían de atrás y, tras diez años de amor, siete de ellos de matrimonio, se separaron. “Lamentablemente nos hemos ido distanciando en el tiempo. Fue un proceso gradual, que no era fácil de detener. Aunque suene extraño, todavía nos amamos y nos respetamos mutuamente”, aseguraba la modelo, que hubiera deseado permanecer unida al padre de su hijo para ofrecerle a Damian una vida “normal”. No fue posible y Sylvie continúa viviendo aún en Hamburgo con su hijo, donde el pequeño puede seguir creciendo cerca de su padre.
El amor ha vuelto a sonreírle a Sylvie, a quien SE HA RELACIONADO CON EL MILLONARIO FRANCÉS GUILLAUME ZARKA, que se ha divorciado a comienzos de este año. Su ex, por su parte, tampoco oculta su noviazgo con Sabia Boulharoz, la que había sido la mejor amiga de la modelo.

Sylvie van der Vaart en Hamburgo

Sylvie continúa viviendo siete meses después de separarse, en Hamburgo con su hijo Damian, de siete años, para que el niño pueda crecer cerca de su padre Rafael van der Vaart.

Compartir
Artículo anteriorArroz campurriano
Artículo siguienteAlitas de pollo al tomillo