Sonia Ferrer y su ex, entierran el hacha de guerra por su hija

Aunque su ruptura no está siendo nada fácil, Sonia Ferrer y su ex, el cirujano Marco Vricella, han enterrado el hacha de guerra (tal vez momentáneamente) por el bien de su hija, Laura, nacida en su matrimonio. La presentadora y su ex coincidieron en la fiesta de Navidad del colegio de la niña, que salió del centro escolar subida sobre los hombros de su padre.

7.233
Compartir

En mayo, en pleno proceso de divorcio, Sonia Ferrer explicaba cómo estaba viviendo esa situación su hija: “La niña adora a su padre, pero por suerte él nunca ha estado mucho tiempo en casa, porque trabaja en Marbella y viaja mucho, así que mi hija no nota tanto la ausencia de su padre. Ahora intenta asimilar que papá tiene su casa y mamá la suya. Lo estamos intentando hacer de la mejor manera posible para que sufra lo mínimo. No voy a poner problemas para que la vea. Marco es un padre fantástico, mi niña adora a su padre y así tiene que seguir siendo”.

La demostración de las palabras de Sonia es la presencia de Marco en esta fiesta en la que la niña estaba encantada de tener a sus padres con ella. En cuanto a la presentadora hay que señalar que acudió acompañada por su novio, el jinete Álvaro Muñoz Escassi, de quien está muy enamorada.

En cualquier caso, Sonia está muy contenta porque ha conseguido la custodia de la niña y, según se ha publicado, una pensión de 1.500 euros al mes, aunque su proceso de divorcio no ha llegado todavía a su fin.

sonia-ferrer1

La niña salió del colegio subida sobre los hombros de su padre.

alvaro

Álvaro Muñoz Escassi acompañó a su novia.

Compartir
Artículo anteriorDakota Johnson y Jamie Dornan suben la temperatura en el rodaje de "50 sombras de Grey"
Artículo siguienteSara Carbonero quiere caer bien