Se reabre la querella de Arantxa Sánchez Vicario contra su familia

Cuando la disputa familiar entre los Sánchez Vicario parecía cerrada después de que Arantxa permitiese seguir viviendo a sus padres en la vivienda familiar de la Ciudad Condal, ayer la Audiencia de Barcelona ordenó reabrir la querella que presentó Arantxa Sánchez Vicario contra su padre, su hermano Javier, el abogado Bonaventura Castellanos y el economista Francisco de Paula Oro, a los que acusa de haberse apropiado de más de 16 millones de euros de su fortuna.

1.216
Compartir

Con la reapertura del caso, los magistrados revocan el sobreseimiento de la querella que dictó la titular del juzgado de instrucción número 28 de Barcelona y le ordena que tome declaración como imputados al padre y al hermano de Arantxa Sánchez Vicario, al abogado y al economista en relación a delitos de apropiación indebida, administración desleal, delito societario y falsificación documental. En su momento, la juez instructora consideró que no existían indicios de criminalidad para imputar a las personas citadas y que la competencia para su investigación correspondía a tribunales de Andorra, Luxemburgo y Suiza, porque las cuentas bancarias de donde se sacó el dinero estaban en estos países.

Arantxa Sánchez Vicario recurró  la decisión de la juez y ahora la Audiencia no sólo le ha dado la razón, sino que reprocha a la instructora que no siguiera “la tramitación adecuada”. Recordemos que la querella de la tetrampeona de Roland Garros fue presentada el 13 de noviembre de 2012   alegando que que ejerció de tenista profesional desde que tenía 14 años y hasta los JJOO de Atenas de 2004, y durante todo ese tiempo su padre y el abogado Castellanos asumieron todas las decisiones relativas a la administración de las empresas que ellos mismos iban constituyendo y dirigiendo con los poderes notariales otorgados por ella.

padres arantxa

Los padres de Arantxa, que están muy delicados de salud, en una de sus últimas apariciones en público.

javier sanchez vicario

Javier Sánchez Vicario, hermano de Arantxa, ha sido también imputado.

En su querella, Arantxa sostiene que dada la “lógica confianza” en su progenitor y en el abogado de la familia no decidió implicarse en la gestión empresarial hasta el año 2005 cuando se encontró “por sorpresa” con que la Inspección de Hacienda le impuso una sanción de 5,2 millones de euros por liquidación incorrecta de su IRPF. Esta multa provocó una pérdida de confianza y la ex tenista encomendó una auditoría interna que reveló la existencia de numerosas órdenes de reintegro de fondos en efectivo y transferencias bancarias emitidas por su padre, su hermano, el abogado y una cuarta persona ajena al ámbito familiar por un importe total de más de 16 millones de euros, por lo que decidió revocar los poderes notariales y les requirió que aportasen la documentación para justificar aquellos gastos.

arantxa--josep santacana

Arantxa con su marido, Josep Santcana, de quien los Sánchez Vicario dicen que ejerce una influencia negativa sobre la extenista..