República Checa: descubre Bohemia del sur

En líneas generales, el turista español suele ir a Praga como primera forma de aproximación a la República Checa, pero este país centroeuropeo está lleno de lugares encantadores, como la seductora ciudad de Cesky Krumlov. Te proponemos un viaje a la región de Bohemia del Sur. Para llegar hasta allí, lo mejor es que vueles a la capital del país y te alquiles un coche para recorrerla.

622
Compartir

1.- Cesky Krumlov.

A 180 kilómetros de Praga, esta seductora ciudad es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Un reconocimiento más que merecido, después del espectacular trabajo de restauración que han realizado en esta localidad, que durante años estuvo bastante abandonada. Pasear por ella es una auténtica delicia. El verano es una época perfecta para conocerla.

Construida a ambas orillas de los meandros del río Moldava, brilla por su impresionantee castillo, en el que se conservan, entre otros tesoros, uno de los teatros barrocos más genuinos del mundo. 

ceske-budejovice

La fuente de Sansón en Ceské Budejovice, protagonista en la plaza principal de esta localidad.

2.- Ceské Budejovice.

Es la capital de Bohemia del sur. Entre sus máximos atractivos se encuentra la plaza de Premysl Otakar II, en la que llama poderosamente la atención Samsonova kasna (la fuente de sansón), de estilo barroco. Esta plaza cuadrada, la segunda más grande de Europa central de estas características, es el epicentro de su vida social.

No te puedes marchar de esta ciudad sin visitar la fábrica de cerveza Budejovicky Budvar, donde descubrirás el proceso de elaboración de esta bebida. Hay que recordar que la República Checa es uno de los productores más importantes del mundo.

holasovice

En tu recorrido por Bohemia del Sur haz una pequeña parada en Holasovice, donde puedes aprovechar para tomar un aperitivo en alguna de sus terrazas.

3.- Holasovice.

Esta recoleta villa, situada a 15 kilómetros de Ceské Budejovice, quedó desierta tras la Segunda Guerra Mundial, pero sus edificios de estilo barroco rural, construidos entre los siglos XVIII y XX, quedaron intactos. Fueron restaurados en 1990 y reconocidos como Patrimonio de la Humanidad ocho años más tarde.

Compartir
Artículo anteriorUn solemne Te Deum da comienzo a los actos de coronación de Felipe y Matilde de Bélgica
Artículo siguienteEl acto de abdicación del rey Alberto en su hijo Felipe