Rania de Jordania: entrada agridulce en el Año Nuevo

Rania de Jordania: entrada agridulce en el Año Nuevo

La reina hachemita lanza sus mejores deseos para 2018 rodeada de su familia. Aunque no al completo: la ausencia de su hija Iman pesa mucho…

El Rey Abdullah de Jordania y su esposa, Rania, posan felices en su última fotografía pública y con tres de sus cuatro hijos. La propia soberana la ha compartido en las redes sociales, apoyándola con un breve texto: “Mientras empezamos 2018, los mejores deseos para todos vosotros de parte de mi familia (incluyendo a Iman, que está lejos en la Universidad)!”.

Los Reyes están junto a Hussein, Salma y Hashem, en una actitud relajada sentados en los escalones frente a una puerta y coordinados en vestimenta de color azul. Solo falta Iman, la segunda de sus hijos, de 21 años, quien al igual que hizo su hermano mayor y Heredero al Trono hachemita, dos años mayor que ella, está cursando sus estudios en la Universidad de Georgetown, en Washington. 

La joven regresa a su país en contadas ocasiones a lo largo del año para visitar a su familia. Atractiva, deportista y con un carácter abierto, cuando puede Iman suele acompañar a su madre en actos benéficos, de promoción de su país y de apoyo al papel de la mujer. Además está emergiendo como un icono de moda, siguiendo así los pasos de su famosa madre, representando de alguna manera la modernidad de la mujer árabe.

Estas fechas no ha podido compartirlas con su familia, pero también es cierto que al tratarse de un país musulmán, la Navidad no se celebra con la misma intensidad. Iman pronto volverá al hogar a alegrarle la vida a Rania, con la que mantiene una gran complicidad.

Hace unos meses, madre e hija en las calles de Ammán.