Pippa y James Middleton visitan a su hermana Kate en el hospital

Tras la visita de sus padres, Michael y Carole, la duquesa de Cambridge recibió en el hospital a sus hermanos, Pippa, que vive muy cerca del King Edward VII, y James. Los hermanos Middleton coincidieron en la habitación de Kate con el príncipe Guillermo, quien desde el lunes, día del ingreso de la duquesa, llega al centro médico a primera hora de la mañana y no se marcha hasta bien entrada la noche. Según la prensa británica, es Carole Middleton quien suele pasar la noche en el hospital junto a su hija.  Pippa, de 29 años, y James, de 25 y ahora con barba, permanecieron algo más de una hora con su hermana Kate, quien está respondiendo muy bien al tratamiento y se encuentra bastante mejor. El pronóstico, sin embargo, no ha variado, por lo que los médicos no firmarán el alta de la duquesa de Cambridge hasta asegurarse de que ni ella ni el bebé corren el menor riesgo.  

Compartir

Es de esperar que el alta médica llegue pronto ya que, si no, los duques de Cambridge podían enfrentarse a una incómoda situación relacionada con el servicio de Guillermo en la RAF, donde pilota helicópteros de rescate. Según el rotativo británico Daily Mail, a pesar de este contratiempo en el embarazo de Kate, y la evidente preocupación de Guillermo, la pareja podría verse obligada a pasar separada los seis primeros meses de 2013 si el estado de la duquesa no cede.

La cuestión es que la hiperemesis gravídica que se le ha diagnosticado, que solo afecta a un dos por ciento de las embarazadas, podría prolongarse hasta el quinto mes de embarazo, a veces, incluso se mantiene hasta el final de la gestación, por lo que no se descarta que la duquesa de Cambridge requiera tratamiento regular en el hospital. En ese caso, Kate podría quedarse en Londres y no regresar a su casa de Anglesey, al norte de Gales, donde se encuentra la base de Guillermo.

 El príncipe Guillermo de Inglaterra

El príncipe Guillermo pasa todo el día junto a su esposa, pero regresa a Kensington para dormir.

Todo tiene una explicación. La situación podría parecer cruel, pero el Ejército es el Ejército y Guillermo, al igual que su hermano Harry, quien en estos días sirve en Afganistán, siempre se negaron a recibir cualquier trato de favor. Así, según han informado fuentes cercanas a los duques de Cambridge, el príncipe Guillermo podría verse obligado a pasar la primera mitad del año que viene en la RAF Valley para aumentar sus horas de vuelo.

Obviamente, Guillermo y Kate harán todo lo posible para evitar la separación, aunque podrían tener pocas opciones si, como parece, el príncipe necesita incrementar a toda costa sus horas de vuelo después de un año de muy poca actividad a causa de sus compromisos oficiales, entre ellos, los relacionados con la celebración del Jubileo de Diamante de su abuela, la reina Isabel II: «Con su viaje por el Pacífico y todos los compromisos adicionales que tanto él como Kate han tenido, Guillermo solo ha podido sumar el mínimo de número de horas de vuelo requerido para este año», ha explicado un asesor. Por ahora, sin embargo, Guillermo goza de un permiso especial para quedarse en Londres y poder estar con su esposa.

 Pippa Middleton con gabardina beis y botas Superdry

Pippa llevaba una gabardina beis y botas Superdry.

Por otra parte, el hospital King Edward VII fue víctima el pasado martes de una broma que a Guillermo y el resto de la familia real británica no ha hecho la menor gracia. Mel Greig y Christian Michael, locutores de la emisora de radio australiana 2Day FM, telefonearon al hospital haciéndose pasar por la reina Isabel y el príncipe de Gales y consiguieron información sobre el estado de la duquesa de Cambridge de la enfermera que atendió la llamada: «No ha tenido arcadas y ha estado durmiendo a ratos. En este momento está descansando y ha tenido una noche tranquila. Ha recibido fluidos. Está estable por el momento», respondió la enfermera, muy amable y también muy extrañada, sobre todo cuando la supuesta reina Isabel le preguntó cuál sería la mejor hora para visitar a la duquesa de Cambridge: «Cualquier hora después de las 9 en punto sería apropiada», dijo, antes de añadir que asearían a la paciente para recibirles. Lo sucedido ha provocado el escándalo entre los británicos, especialmente entre las autoridades, que consideran lo sucedido como una violación escandalosa de la seguridad.

 Pippa y James Middleton a la salida del hospital King Edward VII de Londres

Los hermanos de la duquesa de Cambridge están encantados con la idea de convertirse en tíos, igual que el príncipe Harry, quien felicitó a su hermano y su cuñada desde Afganistán, donde sirve actualmente.