Peaches Geldof, una vida corta y llena de luces y sombras

La inesperada muerte de Peaches Geldof, hija del famoso cantante irlandés Bob Geldof, ha conmocionado al mundo. Con solo 25 años, cumplidos el pasado 13 de marzo, la joven ha tenido una vida intensa, en la que ha habido lugar para el éxito prematuro, pero también para la tragedia. A continuación, vamos a repasar algunos de los acontecimientos más importantes de su vida, que ha terminado de forma abrupta, al igual que la de su madre, la presentadora Paula Yates, quien falleció de una sobredosis de heroína el 17 de septiembre de 2000, cuando ella tenía solo once años.

5.515
Compartir

La muerte y la turbulenta vida de su madre marcó a Peaches Geldof, como ella misma admitió en algunas entrevistas, aunque no pensaba que fuera a tener una muerte prematura como ella, pues había coqueteado con las drogas: “Es como si la gente casi quisiera que pasara. Si mi madre hubiera muerto en un accidente de tráfico, ¿significaría eso que tendría que ponerme enfrente de un coche para que la historia se repitiera? Si me hicieran una fotografía en una carrera en una carretera significaría ‘Peaches Geldof se acerca!!!! Está siguiendo el camino de su madre’?”.

Lo cierto es que ser hija de celebridades como Bob Geldof, prestigioso músico irlandés y reconocido activista y filántropo, y de Paula Yates, presentadora y periodista mediática, abrió las puertas a la fama y la popularidad a Peaches Geldof. De hecho, siendo una adolescente comenzó a escribir como columnista en la edición Teen de la revista Elle, desde su creación, en abril de 2004, hasta la desaparición de la revista en octubre de 2005. También periódicos de gran relevancia como The Daily Telegraph o The Guardian la contrataron como columnista ocasional, al mismo tiempo que se hacía presentadora de sus propios realities de televisión, Teenage Mind  y Teen America.

peaches-geldof

Peaches había trabajado esporádicamente como modelo.

Dos años más tarde, en 2007, hacía su debut como modelo en la Semana de la Moda de Londres y su fama era cada vez mayor, ya que fue elegida por distintas marcas para ser su imagen. Simultáneamente a su éxito profesional, su vida personal cobraba más relevancia en la prensa británica. Un mes después de conocer al estadounidense Max Drummey, miembro del grupo Chester French, se casó con él en Las Vegas, el 5 de agosto de 2008, pero su amor no duró ni un año, y el 7 de febrero de 2009 anunciaron su ruptura de forma amistosa.

Aunque posteriormente lo volvió a intentar con el director de cine Eli Roth, no sería hasta 2012 cuando hiciera una apuesta seria por formar una familia, al casarse con el músico Thomas Cohen, miembro del grupo SCUM, padre de sus dos hijos, Astala Dylan Willow y Phaedra Bloom Forever, quienes, al igual que ella, van a crecer sin una figura materna.

eli-roth

Con el director y actor estadounidense Eli Roth tuvo una breve relación en 2010.

thomas-cohen

Con Thomas Cohen, su segundo marido.

La ausencia de su madre, Paula Yates, marcó profundamente a Peaches, quien antes de su muerte sufrió también sus vaivenes emocionales y personales. Paula se había casado con Bob Geldof en 1976 y se separaron en 1995, después de que ella se hubiera enamorado perdidamente del cantante Michael Hutchence, líder de la banda australiana de rock INXS, quien apareció ahorcado el 22 de noviembre de 1997. La pareja había tenido una hija, Tiger Lily, que había nacido un año antes, el 22 de de julio de 1996.

Comenzó entonces la decadencia de Paula Yates, quien había intentado suicidarse en 1998 y había tenido problemas con las drogas. Fue precisamente la heroína la que causó su muerte por una sobredosisi en 2000. Peaches contaba posteriormente que su padre le había mandado a ellas y a sus hermanas al colegio al día siguiente, para que llevaran una vida lo más normal posible y que ella en su mente, de alguna forma, había bloqueado este dramático acontecimiento.

paula-yates

Ironías del destino, el 6 de abril, Peaches colgaba, un día antes de su muerte, esta foto de ella con su madre, Paula Yates, fallecida en 2000.

En 2012 hablaba abiertamente sobre su desaparecida madre: “Fue tremendo el cambio de mi madre, que era increíble, escribía libros sobre cómo ser padres, que nos dio una infancia idílica en Kent hasta convertirse en una mujer con el corazón roto que tenía que medicarse para poder pasar el día”.

También dedicó unas palabras a su padre, Bob Geldof, en esa sentida entrevista: “Además de todo esto, se encontraba mi padre, que estaba amargado y deprimido por nosotros. Vivimos en un ambiente que era imposible, ya que pasábamos una semana con mi madre, que era un completo caos, y después íbamos con mi padre, que era casi dickensiano -deberes, cena y a dormir- porque estaba intentando, a su manera, combatir lo que estaba pasando en casa de mi madre”.

bob-geldof

Su padre, Bob Geldof, está destrozado y aún no puede creer lo que ha sucedido.

pixie-geldof

Estaba muy unida a su hermana Pixie, también una conocida ‘it-girl’. La madre de ambas y de su hermana mayor, Fifi, Paula Yates, falleció el día que Pixie cumplía diez años.

Peaches, de alguna forma, intentó encontrar asideros a su vida, una fe que le diera fuerzas y en 2009 se hizo miembro de la Cienciología y posteriormente se acercó al Judaísmo y a otras explicaciones místicas de la vida: “Necesitaba un camino espiritual. Me sentía que me faltaba algo cuando no tenía fe”.

Sus dos hijos también le habían dado equilibrio: “Esto no es lo que esperaba estar haciendo hace tres años, seguir siendo la chica fiestera de Londres. Ahora todos los días me acuesto a las ocho de la tarde“, decía tras su maternidad.

Compartir
Artículo anteriorFran Rivera, campeón de la defensa de los derechos de los padres
Artículo siguienteNicolás Vallejo-Nágera, Colate, tercer eliminado de "¡Mira quién baila!"