Paulina Rubio arrasa en la final de “Factor X” en Los Ángeles

La cantante mexicana ha abierto un breve paréntesis profesional para disfrutar de la Navidad con su hijo, Andrea Nicolás, de tres años, y su novio, un exconcursante de la edicción mexicana de “La Voz” llamado Gerardo Bauza, con el que sale desde la pasada primavera. Paulina Rubio, jurado en la versión estadounidense de “Factor X” junto a Kelly Rowland, Demi Lovato y Simon Cowell, arrasó en la final del concurso, que cerró la presente edición con una actuación de “la chica dorada” tan espectacular que levantó al público de sus asientos.

2.685
Compartir

Vestida de cuero negro, y con su larga melena suelta y ondulada, la ex de Colate Vallejo-Nágera se rodeó de fornidos y guapos bailarines para interpretar uno de sus mayores éxitos de los últimos tiempos, ‘Boys Will Be Boys’, que se convirtió en el broche de oro perfecto al popular concurso de talentos. Tanto es así que el mismísimo Simon Cowell, una especie de Risto Mejide en sus tiempos más ácidos, ha escrito en su cuenta de Twitter: “Ha sido una de las mejores finales que hemos tenido en ‘X-Factor’, las actuaciones han sido sensacionales, y ha sido increíble ver a Paulina dejando todo en el escenario”.

Ahora, Paulina, que aún tiene pendiente un contencioso con Cuarzo, la productora de Ana Rosa Quintana, quiere centrarse en el hombre de su vida, que no es otro que el pequeño Andrea Nicolás, de tres años recién cumplidos y único fruto de su fallido matrimonio con Colate Vallejo-Nágera, del que se separó a finales de 2011 tras casi cinco años de matrimonio.

Paulina Rubio

Pero también tendrá tiempo Paulina para seguir fortaleciendo su relación con Gerardo Bauzá, un cantante mexicano de 29 años, trece menos que ella, al que conoció en la versión mexicana de “La Voz”. Gerardo acabó en la tercera posición, pero se llevó el premio gordo del concurso: el amor de Paulina, que actuaba como coach: “Me enamoró su sonrisa, sus ganas y el ímpetu por vivir la vida, su transparencia… Siempre ha trabajado y siempre está creando, lo cual es muy importante y siempre está viendo por su hijo, y por los demás”, dijo Gerardo recientemente, durante la presentación de su primer disco.

Atrás quedan las tensiones vividas con Colate durante su duro proceso de divorcio. El exmatrimonio comparte la custodia del pequeño Andrea Nicolás, y nada nubla el futuro de Paulina y su nueva pareja, una vez superados los problemas que surgieron en las primeras semanas de su relación, ya que Gerardo estaba casado con Yuriko Sandoval, madre de sus dos hijos: Gerardo, de nueve años, y Sebastián, de dos.

Paulina Rubio y Gerardo BauzáPaulina, de 42 años, y Gerardo, de 29, salen desde principios de la pasada primavera.