Patricia Rato y Espartaco coinciden el la boda del hijo de Carmen Tello en Sevilla

Patricia Rato y Juan Antonio Ruiz “Espartaco”, han vuelto a reencontrarse en Sevilla tres años después de su separación. Los exesposos, protagonistas de uno de los divorcios más tortuosos y mediáticos de los últimos años, llegaron por separado a la iglesia de El Salvador, considerada la segunda catedral de la capital hispalense. Patricia Rato y Espartaco demostraron haber enterrado el hacha de guerra y confirman que no supone problema alguno para su amplio y encopetado círculo de amistades invitarles a los eventos de relevancia pues no existe el más mínimo síntoma de tensión entre los excónyuges. Así se dejaron ver en la boda de Eva Morejón con Fernando Solís Tello, que vistió el centro de Sevilla de gala el pasado sábado 4 de mayo.

Compartir

Sin llegar a reavivar los rumores de reconciliación, en los que algunos qusieron confiaron cuando se separaron, la relación de Espartaco y Patricia ha recobrado la cordialidad y normalidad que los dos deseaban. Así lo pudieron comprobar los casi quinientos invitados que acudieron a la cita nupcial de la primavera sevillana: una boda de alcurnia en la que se dieron el sí quiero Eva Morejón Marqués y Fernando Solís Tello, marqués de Valencina, hijo mayor de Carmen Tello y Miguel Solís, marqués de la Motilla.

Espartaco en la boda de Fernando Solis en Sevilla

 

Juan Antonio, de 50 años, compartió dos décadas de amor con la madre de sus tres hijos y ahora está desandando el camino de la crispación que siguió a su ruptura con Patricia.

El uniforme de maestrante de Fernando Solís Tello puso una nota de color en una ceremonia que logró reunir lo más selecto del gotha sevillano, que se dio cita en la iglesia de El Salvador, primero, y en el Palacio de los Motilla en la céntrica calle Cuna, después en una fiesta que se prolongó hasta la madrugada, en la que no faltó la música en vivo y el flamenco.

Fernando Solis y Eva Morejon boda en Sevilla

Fernando, heredero de la casa de la Motilla, vistió el uniforme de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla; y Eva, un modelo de corte clásico de Teresa Palazuelo.

La madrina del enlace fue la madre del novio, Carmen Tello, que, como hiciera en la boda de su amiga la duquesa de Alba, eligió para esta ocasión tan especial un diseño de Vitorio y Lucchino en azul grisáceo, con broche de diamantes en el escote. Después de ser la madrina del año en la boda de Cayetana y Alfonso Diéz, todos los ojos estaban puestos en la mujer de Curro Romero, que no decepcionó con una exclusiva mantilla negra de encaje Chantilly de época Isabelina de la firma barcelonesa L’Arca, elaborada en el siglo XIX con encajes de bolillos y decorada con motivos florales que combinan rosas, crisantemos y dalias en grandes guirnaldas con hojas de acanto.

Carmen Tello y su hijo Fernando Solis en su boda en Sevilla

 

Carmen Tello, con preciosa mantilla triangular sobre peineta de carey, fue la orgullosa madrina del brazo del mayor de sus cuatro hijos, Fernando, marqués de Valencina.

Posteriormente, se celebró en el cercano Palacio de la Motilla, un emblemático edificio situado en pleno centro histórico de Sevilla el cóctel cena servido por Miguel Ángel. Allí se echó en falta la presencia de la duquesa de Alba, íntima amiga de la madrina, que finalmente no pudo cumplir su deseo de estar el ágape nupcial de la boda del hijo de Carmen Tello. De todas formas, Cayetana estuvo magníficamente representada por su marido, el duque de Alba, que llego acompañado de Fernando Fitz-James Stuart, el hijo mayor de Carlos, duque de Huéscar y Matilde Solís, pues el joven, segundo en la línea de sucesión de la Casa de Alba detrás de su padre, es además primo hermano del novio.
Alfonso estuvo departiendo animadamente con el doctor Trujillo, que se ocupa de la rehabilitación de la duquesa después de su última operación de cabeza de fémur. El duque de Alba tranquilizó a los presentes sobre el actual estado de su esposa, la gran ausente: “Cayetana se va a recuperar perfectamente. Está mentalizada y va a seguir el tratamiento”.

Duque de Alba y doctor Trujillo en la boda de Fernando Solis en Sevilla

Alfonso Diéz y el doctor Trujillo, esposo y médico de cabecera de la duquesa de Alba, que fue la gran ausente de la fiesta, pues no pudo acudir al cóctel y cena en el Palacio de los Motilla.

Colgado en su armario del Palacio de Dueñas se quedó el modelo que le habían hecho a Cayetana Alba para la ocasión sus buenos amigos, Victorio y Lucchino en color gris estampado en rosa, que estrenará en otras ocasión. Seguro que Carmen Tello, la que fuera madrina de boda de la duquesa, echó en falta a Cayetana, y recordó que su buena amiga sí asistió con Alfonso a la boda de su hija Carmen, que se casó en Sevilla en mayo de 2011 con Agustín Aranda.

Carmen Solis Tello y su hija en la boda de Fernando Solis en Sevilla

Carmen Solís Tello, hermana del novio, con su hija mayor, que fue damita de honor en la boda de su tío, el marqués de Valencina.

Compartir
Artículo anteriorBerenjenas a la italiana
Artículo siguienteEnsalada de cuscus con aguacate y fresa